Me tomó mucho tiempo darme cuenta de quién soy, ya que nadie hablaba de que las niñas fueran homosexuales

junio 28, 2018

Chelsea Gibbs

por Chelsea Gibbs

Este es para las chicas.

Tal vez haya notado que los problemas LGBTQ a menudo parecen centrarse en los hombres. Recuerdo salir con amigos mormones progresistas cuando se estaba produciendo la debacle de la Proposición 8, y muchos de ellos decían cosas como: “¿A quién le importa si mi hijo quiere casarse con un hombre algún día? ¡Debería poder hacerlo! " Estos eran amigos que también tenían hijas, pero nunca se mencionó la posibilidad de que a esas hijas les gustaran las niñas. Estoy seguro de que no fue un descuido intencional, pero lo noté.

Cuando comencé a buscar el apoyo de los mormones gay unos años después, no pude encontrar testimonios de mujeres queer. Había mujeres bien, y me emocionaba cada vez que hacía clic en una miniatura para verla hablar, solo para que mi corazón se hundiera en la decepción cada vez que se anunciaba a sí misma como un aliado directo para su hermano o tío gay u otro. pariente masculino.

No es en absoluto mi intención golpear a los aliados o decirles que no los necesitamos, porque ciertamente los necesitamos. Es solo que tuve la suerte de estar en condiciones de saber que había mormones por ahí que no serían homofóbicos. Lo que quería saber era que había otras mujeres como yo. Me tomó mucho, mucho tiempo encontrarlos, pero finalmente lo hice. Puede que seamos superados en número (y todos tienen sus teorías de por qué), pero estamos aquí.

Entonces, señoras, ¡no están solas! Mis hermanas cis y hermanas trans, no están solas. Hermanos trans, los vemos. Amigos no binarios, tampoco están solos. Es cierto que la mayoría de los eventos queer generales a los que asistas tendrán un predominio de nuestros maravillosos hermanos cis gay (y dependiendo del espacio, aliados), pero eso no significa que no pertenezcas allí. La primera vez que asistí a Afirmación hace tres años, asistí a una sesión especial para mujeres queer y minorías de género. Fue mi parte favorita de la conferencia porque pude estar con mi gente, gente que me atrapó. Fue emocionante a pesar de que éramos menos de diez en la sala. En la conferencia del año pasado, hubo más del triple de ese número en nuestra sesión. ¡La conciencia está en constante crecimiento!

Espero que parte de ese crecimiento esté relacionado con que las personas tengan su "¡ajá!" momentos a edades más tempranas. Mientras me estaba dando cuenta, con frecuencia volvía a suponer que era heterosexual porque, incluso cuando tenía veintitantos, sentía que para entonces ya habría sabido si era queer. Una vez más, esto puede deberse a que, hasta este punto, la mayor parte de mi comprensión de lo queer proviene de los chicos gays cis, que han sido condicionados no solo por la iglesia sino por la sociedad en general para ser más conscientes del sexo / su sexualidad que las niñas. También se espera socialmente que las niñas sean más sensibles con sus amigas, que se vinculen más emocionalmente con sus amigas y que sean capaces de complementar la apariencia de otras niñas mucho más de lo que los hombres “pueden” con otros hombres. Una chica que abraza a otra amiga o le dice lo atractiva que se ve es la forma en que interactúan las amigas heterosexuales. Un chico que hiciera lo mismo con otro sería etiquetado como gay. Cosas como esta me hicieron cuestionar cuán “gay” podría ser realmente. Además, cuando cumplí la mayoría de edad, los representantes de los medios no amaban a las lesbianas mucho más que a la iglesia. Lo que vi en las películas y la televisión envió el mensaje de que las mujeres queer eran depredadoras, groseras, ridículas y totalmente indeseables. ¿Qué chica querría asociarse con eso?

Aunque sentí que la insistencia de la iglesia en que la maricón es algo que tienes ("él luchó con la atracción hacia el mismo sexo") en lugar de algo que eres ("¡las etiquetas son tontas! ¡El mundo quiere que te llames gay! ¡La única identidad que importa! es que somos hijos de Dios! ”) era limitante e incorrecto, creo que debo haber interiorizado la noción. Los pensamientos fugaces de "eh, es bonita" podrían ignorarse porque nunca condujeron a nada sustancial.

Mi historia es larga, pero básicamente, en la escuela de posgrado, me di cuenta de que me había enamorado de una amiga que resultó ser una niña. Ni admiración, ni un enamoramiento, lleno de amor incondicional, con todas las canciones que tienen sentido. La iglesia cree que es simple simplemente decir "¡no actúes sobre tu atracción por el mismo sexo!" Pero la idea subyacente, insidiosa aunque no intencionada, es "no te enamores". Y eso, por supuesto, nunca es una elección que la gente haga conscientemente.

Una de las primeras personas con las que me encontré fue el obispo de mi barrio de origen, mi antiguo maestro de la Escuela Dominical para Jóvenes. Un año cuando estaba en la universidad y en casa durante el verano, me llamó para enseñar a los jóvenes. Como había sido tan bueno en la vocación, le pedí un consejo. Él dijo: “Idealmente, obtendrás algún tipo de comida para llevar del evangelio allí. Pero lo más importante es que lo conviertas en un lugar donde ellos quieran estar ". Recordar eso lo convirtió en alguien con quien sentí que podía declararme, alguien que estaba menos preocupado por: "¡Debo adoctrinarte!" que con "¿Te sientes feliz aquí?"

Estuve en su oficina por más de una hora, y había muchas lágrimas. No me recitó la línea de la fiesta. Afirmó mis sentimientos. Comprendió que me sentía dividido entre mi identidad espiritual y la orientación que decía que no podía tener. Me conocía como una estudiante de seminario entusiasta con un gran récord de asistencia, una oradora entusiasta en las reuniones sacramentales y conferencias de estaca, una maestra de escuela dominical comprometida, alguien a quien le encantaba visitar su barrio de origen porque realmente se sentía como en familia.

Sabía que en realidad no había una buena respuesta para mí. Él y el barrio podrían ser tan alentadores y acogedores como podrían ser (lo que son), pero ese no sería necesariamente el caso en todos los barrios a los que fui. Y además, había ritos de los que me excluirían si terminara con un compañero que no fuera un hombre. En lugar de tratar de asustarme o castigarme, terminó nuestra charla diciendo: "Espero que sea cual sea el camino que tome en la vida, la iglesia pueda serle útil de alguna manera". No, "Espero que veas la luz y renuncies a esta elección de estilo de vida". No, "La iglesia te arreglará". Solo un reconocimiento de que podría no ser el mejor lugar para mí y eso no significaba que fuera una mala persona; un reconocimiento de la esperanza de poder encontrar un bebé en el agua del baño para ayudarme si alguna vez lo quería.

Aunque no soy muy activo estos días, todavía tengo muchos buenos aprendizajes de la iglesia. El mormonismo formó la base de mi espiritualidad, y estoy agradecido de haber aprendido muchas partes de ella. Estoy agradecido de tener una revelación personal más allá de la Biblia. Estoy agradecido de creer en la progresión eterna y la misericordia que se extiende más allá de nuestras vidas en esta Tierra. Estoy agradecido por las maravillosas relaciones que se formaron en la iglesia.

Cuando escucho que un apóstol ha dicho algo homofóbico, me entristece no porque tenga miedo de que tenga razón, sino porque tengo miedo del efecto que sus palabras y políticas tendrán en las personas cuyas familias toman literalmente cada una de sus palabras como: bueno, evangelio. Me han consolado profundamente las palabras de Chieko Okazaki, el único líder mormón cuyas obras comparto y recomiendo habitualmente. Una vez dijo: “Parte de nuestra independencia espiritual es simplemente sacudirnos los mensajes erróneos sobre quiénes somos. Los obtenemos de personas que no nos conocen pero que nos juzgan, de personas que nos impiden ser quienes somos ”. Cuando me di cuenta de que resumía mi relación con (la mayoría de) los hermanos, sus palabras dejaron de afectarme.

Me sentí inspirado a imitar a uno de mis héroes bíblicos, Esther, y hablar por mí y por mis hermanos queer en un entorno de iglesia. La gente debe ser consciente de que hay una muy buena posibilidad de que haya una persona queer sentada en su clase, en el armario o no, y estoy agradecido de estar en un lugar de mi vida en el que puedo asegurarme de que lo sepa. Hablo no solo con la esperanza de educar a los mormones heterosexuales (con buenas intenciones y no), sino también para que cualquiera en el armario sepa que no está solo. Que ser dueño de la rareza de uno está lejos del fin del mundo; que ser queer es una gran identidad; que no es una persona heterosexual quebrada que algún día podría ser reparada.

Confiando en que Dios no me hizo queer por error, esta debilidad percibida, lo que algunos podrían llamar "luchar" con la "atracción hacia el mismo sexo", se ha convertido en una de mis mayores fuentes de fortaleza. Comunicarme con otras personas queer de fe, para encontrar alegría en el viaje de la autorrealización y la autoaceptación, es mi tipo favorito de experiencia espiritual.

Publicado en:

¡Reciba el boletín electrónico de Afirmación con contenido como este en su bandeja de entrada!

  • Este campo tiene fines de validación y no debe modificarse.

Comentarios de 5

  1. Christie Frandsen en 29/06/2018 en 10:28 AM

    Brillante, compasiva y convincente. ¡¡Te amo y te admiro mucho, Chelsea !!

  2. Brita Harris en 25/07/2018 en 12:19 AM

    Chelsea, esto es tan hermoso. Ojalá más personas pudieran escuchar perspectivas como la suya. Te admiro mucho y las formas en que has crecido en este viaje.

  3. Graham Gibbs en 25/07/2018 en 4:48 AM

    Gracias por compartir su viaje profundo (y bien escrito). Me encanta lo que pudiste sacar del mormonismo.

  4. Treacy Regan en 05/08/2018 en 2:33 AM

    Guau. Soy un mormón inactivo y estoy en un PC con mi esposa. Pero como creyente me sentí solo. Mi esposa dijo que puedo volver a la iglesia cuando quiera, ella sabe que soy un creyente. Pero en la Iglesia la gente se sentía tan fría. Tengo hijos y nietos desde el matrimonio pasado al ex esposo (no mormón)… Siento que Dios me dice que me ama tal como soy y que siga viviendo. Especialmente, después de febrero, cuando yacía en la UCI, aterrorizaba mi vida, pero recuerdo un sentimiento cálido que sabía que yacía al morir, vi a mi abuela y a los fallecidos y una voz dijo que mi tiempo aún no había llegado. Tengo un propósito para vivir. para. Los médicos le dijeron a mi familia que tal vez no me despertara, pero esa voz (soy sorda pero esa voz era pacífica) ... Me desperté y estoy viviendo de manera honesta y abierta. Estoy feliz pero con la esperanza de volver pronto a la iglesia

  5. Belle en 02/12/2019 en 2:58 AM

    Gracias por compartir, he estado luchando por encontrar historias de mujeres también y la tuya me da esperanza, gracias.

Deja un comentario