Llegar a los mormones transgénero a través de la noche de hogar

22 de octubre de 2014

1939581_10152144011199398_6724404817383738606_n

Karen Heath Penman

Por Karen Heath Penman

Hace unos meses, el Espíritu me impulsó a hacer algo para tener compañerismo con mis hermanos y hermanas transgénero y variantes de género. Soy madre de un hijo transgénero de 22 años que ha dejado la iglesia, pero lo que es más importante, ha perdido la fe. Quería proporcionar una forma amorosa, segura y sin prejuicios para ayudar a mis hermanos y hermanas a seguir viviendo una vida espiritual, incluso cuando las circunstancias los hayan cerrado fuera del círculo de compañerismo dentro de la iglesia.

Me acerqué a mi maravilloso esposo con la idea y ambos pensamos que sería una excelente manera de ayudar a otros a sentir el amor de nuestro Salvador. Tuvimos nuestra primera noche de hogar familiar (FHE) en junio en nuestra casa en Ogden, y tuvimos una buena primera participación. Había algunos padres, una pareja joven, un aliado y varios amigos solteros. Éramos 11. Estabamos emocionados.

Realizamos otra FHE en agosto, con una participación similar. Mantenemos la velada simple y básica. Tenemos presentaciones (si les gustaría compartir un poco sobre sí mismos, pueden, pero nadie está obligado a hablar), una lección corta y luego un tiempo social con refrigerios (tenemos algunos panaderos MARAVILLOSOS en nuestro grupo).

El domingo 12 de octubre tuvimos nuestro FHE más reciente. Había conocido a algunos nuevos amigos el día anterior en la Conferencia de Familias Inclusivas y ellos también estaban emocionados de venir. Este se llevó a cabo en la casa de Doug y Charlotte Parrish en Bountiful. La gente seguía apareciendo y llenamos su sala de estar. Teníamos 27 personas. Teníamos aliados, padres, parejas e individuos. Teníamos algunos de otras religiones, algunos que están practicando SUD y algunos que han dejado la iglesia, pero que todavía continúan creyendo. Tuvimos individuos asociados con Affirmation, North Star y otros grupos SUD enfocados en transgénero. Tuvimos un tiempo maravilloso de compartir y presentarnos, algunos himnos, y luego el hermano Parrish comenzó su lección. Para romper el hielo, cantó una versión de “I'm My Own Grandpa” con su ukelele.

Para aquellos de ustedes que conocen al hermano Parrish, fue bendecido con una hermosa cabeza BALD. Nos dijo que comenzó a quedarse calvo en la escuela secundaria y se burlaron de eso. Dijo que los otros chicos no compartirían un peine con él. Luego se fue a una misión, e incluso el presidente de misión le dio pena por quedarse calvo. Continuó en la vida, sintiéndose un poco mal por esta cabeza calva que le habían dado. Nos dijo que le recordaba una situación en la que se encontraba el Salvador. La historia se encuentra en Juan 9. Así es exactamente como la contó el hermano Parrish:

1 Y al pasar Jesús, vio a un hombre que era [CALVO] desde su nacimiento.

2 Y sus discípulos le preguntaron, diciendo: Maestro, ¿quién pecó, este o sus padres, para que naciera [CALVO]?

3 Respondió Jesús: Ni éste pecó, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él.

Este hombre fue sanado por el poder del Salvador de la humanidad. Este hombre dio testimonio de los milagros y el poder del Salvador ante sus amigos, familiares y vecinos. Les dijo que Jesús era un profeta. Más tarde, cuando el hombre volvió a encontrarse con el Salvador, a pesar de que los fariseos lo presionaron, el Salvador habló de su título divino como Hijo de Dios y el hombre dijo: “Señor, creo”. El hermano Parrish compartió que a veces tenemos desafíos en la vida para que “las obras de Dios se manifiesten” en nosotros. Compartió que él y la hermana Parrish sirvieron en una misión en el centro de la ciudad en un barrio de Salt Lake, principalmente trabajando con familias e individuos inmigrantes. Contó historias de personas con una fe asombrosa, que dejaron todo lo que tenían por una vida mejor y para que sus hijos pudieran estar seguros. Contó la historia de una madre soltera, que había dejado un país de África con sus cuatro hijos, de su fe y testimonio. También acogió a 2 de sus sobrinas. Habló de una hermana de Croacia que fue puesta en el camino de otra mujer por "coincidencia" para ayudar a esta mujer a escapar de una relación abusiva. Cada uno de ellos tuvo una vida dura y dura, pero el Señor pudo manifestar Sus obras a través de ellos.

Todos tenemos desafíos. Algunos parecen más grandes que otros. Algunos pueden parecer insoportables a veces, pero a menudo, tenemos esos desafíos para ayudar a otro compañero de viaje o para que otros puedan aprender y crecer de nuestras experiencias.

Después de la lección, jugamos un divertido juego de 2 Verdades y una Mentira, descubriendo más sobre cada uno de nuestros nuevos amigos. Socializamos con refrigerios maravillosos y nos fuimos con nuevos amigos y "familia".

Mi corazon esta lleno. A veces me siento egoísta, porque recibo mucho más de mi relación con estos hermosos hijos e hijas de Dios de lo que doy. De esto se trata el evangelio de Jesucristo. "Y les ordenó ... que miraran hacia adelante con un solo ojo ... con el corazón entrelazado en unidad y en amor el uno hacia el otro". (Mosíah 18:21)

Si nunca ha participado en una noche de hogar familiar o en una experiencia Fireside con nuestros hermanos y hermanas de la comunidad LGBT, le animo a que busque una. Si todavía no hay uno en su área, le animo a unirse con otros para organizar uno. Su vida será tan bendecida por su participación con estos gigantes espirituales, algunas de las personas más valientes que tengo el privilegio de conocer.

 

agacharse

Publicado en:

¡Reciba el boletín electrónico de Afirmación con contenido como este en su bandeja de entrada!

  • Este campo tiene fines de validación y no debe modificarse.

1 Comentario

  1. Martin en 27/10/2014 en 3:30 PM

    Realmente me gusta su artículo y sus enseñanzas de amor y aceptación para los miembros de la fe mormona que resultan ser LGBT. Es realmente grandioso que la iglesia esté llegando a aceptar que nuestro Padre Celestial nos creó y nos ama a todos, incluso a aquellos de nosotros que nos identificamos como de un género diferente al que fuimos designados al nacer, o que tenemos atracción por el mismo sexo. Lo único que cambiaría en su artículo es su uso repetido de "mis hermanos y hermanas" porque muchas personas que son LGBT no se identifican con ningún género y prefieren pronombres neutrales de género como xe / they. El uso de términos como hermanos y hermanas intenta agrupar a estas personas (como yo) en el binario de género. Es simple reemplazar la frase con una como "hijos de Dios" o "mis hermanos". De lo contrario, estoy completamente de acuerdo y apoyo su uso de FHE para llegar a personas y aliados LGBTQA !!

Deja un comentario