Nathan Kitchen busca la reelección como presidente de Afirmación y nombra vicepresidentes

21 de septiembre de 2020

Cocina Díaz Solen

los Estatutos y estatutos de afirmación exigir la elección del presidente de Afirmación cada dos años y permitir que un presidente se postule para un segundo mandato. El 12 de agosto, una convocatoria de candidatos y una cronología de la elección se publicaron en el sitio web de Affirmation, se enviaron por correo electrónico a los suscriptores de Affirmation y se publicaron en los principales canales de redes sociales de Affirmation. El 11 de septiembre finalizó el plazo para que los candidatos presentaran declaraciones de candidatura para ser incluidas en las elecciones.

Nathan Kitchen, actual presidente de Afirmación elegido en 2018, fue el único candidato que presentó una declaración antes de la fecha límite del 11 de septiembre. Ha nominado al actual vicepresidente de Afirmación, Jairo Fernando González Díaz, como vicepresidente senior y a Rebecca Solen como vicepresidenta. Una vez elegido por los miembros de Afirmación, la Junta Directiva de Afirmación es responsable de ratificar las nominaciones de Kitchen. De ser ratificado, Kitchen, Díaz y Solen se convertirán en el Comité Ejecutivo de Afirmación el 1 de enero de 2021.

La elección se abrirá el 12 de octubre y se cerrará el 26 de octubre. Solo aquellos que sean miembros de Afirmación el 11 de octubre recibirán las boletas por correo electrónico. Utilice este enlace para verificar el estado de su membresía.

Kitchen, Díaz y Solen han proporcionado declaraciones para su publicación, que se pueden encontrar a continuación.

Nathan Kitchen

Nathan KitchenDurante casi dos años, he tenido el absoluto honor de servir como presidente electo de Afirmación. No es ningún secreto que se necesita un equipo de personas talentosas y diversas para construir nuestra red mundial de comunidades de apoyo, donde todos los que se involucran con Afirmación se sienten conocidos, cuidados y conectados con los demás.

La visión y el amor de un comité ejecutivo comprometido aseguran que este compromiso ocurra día tras día en Afirmación, especialmente con los más vulnerables de nuestra comunidad. Todos hemos recibido un gran servicio del talento de la vicepresidenta senior de Affirmation, Laurie Lee Hall, y del vicepresidente de Affirmation, Jairo Fernando González Díaz. A medida que nos acercamos a la elección de un nuevo presidente y comité ejecutivo, Laurie pasará a nuevos proyectos fuera de las funciones de la junta y del comité ejecutivo con su amor, Nancy. Tengo un profundo amor por Laurie. Su talento para construir organizaciones y personas se hará sentir en Afirmación en los próximos años.

Hoy, al comienzo del ciclo electoral en Afirmación, me gustaría aprovechar esta oportunidad para anunciar mi candidatura como presidente de Afirmación para el período 2021-2022. Estoy muy emocionado de presentar a mis compañeros de fórmula Jairo Fernando González Díaz como vicepresidente senior y Rebecca Solen como vicepresidenta. Muchos conocemos a Jairo por su trabajo en el actual comité ejecutivo. Su capacidad para conectarse e interactuar con otros ha resultado en el crecimiento real de Afirmación no solo en América Latina, sino en todo el mundo. Rebecca fue nuestra oradora principal en la Conferencia Internacional de 2019 y también participó en el retiro de planificación estratégica de Affirmation que guiará a la organización durante los próximos tres años.

Estoy agradecido por los talentos de Jairo y Rebecca, así como por su disposición, si son elegidos, de estar “con todo” mientras dirigimos las operaciones diarias de Afirmación y defendemos su misión y visión. Jairo y Rebecca tendrán la oportunidad de presentarse a ustedes, y espero que los conozca mejor y sienta su compromiso.

En cuanto a mi declaración de candidato, comenzaré con una introducción para aquellos que no me conocen y luego concluiré con algunas ideas direccionales sobre el futuro de Afirmación.

Soy el orgulloso padre de cinco hijos extraordinarios. Estoy casada con Matt Rivera y pronto celebraremos nuestro primer aniversario de bodas. Soy dentista y he trabajado en la práctica privada durante más de 20 años. Algunas de mis mayores satisfacciones en la vida son construir sonrisas para las personas que no solo curan el dolor físico, sino que aumentan la salud mental.

Crecí en Orem, Utah, y me mudé con mi familia a Illinois cuando tenía 16 años.

Yo formé parte de la generación de jóvenes homosexuales a mediados de la década de 1980 a quienes la iglesia aconsejó oficialmente que ignoraran su sexualidad y se casaran con una mujer como solución para ser homosexual. Como la mayoría de los hombres homosexuales en la iglesia, tomé las mejores decisiones cuando era joven con la información que tenía en ese momento. Para cuando llegué a la puerta del armario cuando tenía 40 años, en lugar de caminar en voz alta y orgullosa, me peleé torpe y torpemente, rodeada de toda una comunidad compuesta por un cónyuge, cinco hijos, padres, hermanos, suegros, amigos, y colegas.

Y seguí cayendo por un tiempo mientras la vida se reconfiguraba para mí y para todos los que me amaban.

Y luego, en 2015, encontré Afirmación que me dio un lugar donde podía dejar de caer. La afirmación para mí fue un refugio para aterrizar, sanar, compartir y ser auténtico.

Esta es la visión de Afirmación que guía cada decisión e informa cada estrategia que hacemos como líderes. Quiero que experimentes una comunidad donde te sientas arraigado y afirmado en tu yo auténtico. Quiero que formes parte de una comunidad que sea personalmente significativa para ti y tus experiencias. Juntos podemos hacer esto posible.

¿Cuál es nuestro camino a seguir en los próximos años? Permítanme compartir tres pensamientos cercanos a mi corazón.

1. La pandemia global de COVID-19 se detuvo para detener la capacidad de Afirmación de reunirse como capítulos y grupos para actividades y conferencias. Moverse en línea durante la pandemia ha puesto de relieve las posibilidades y las limitaciones de experimentar la comunidad en un espacio digital. Aunque continuaremos con los éxitos que hemos tenido durante nuestro tiempo en línea, la cruda realidad es que una gran parte de la comunidad y el apoyo se están reuniendo en persona como una comunidad LGBTQIA + y con nuestras familias y amigos. Este tipo de conexiones cara a cara cambian vidas y curan corazones.

Somos conocidos por crear comunidades mundiales de seguridad, amor y esperanza. Una gran parte de esto es reunirse en persona y sentir el espíritu y la camaradería inherentes a conectarse como amigos en un espacio físico con su red de pares queer. Tan pronto como sea seguro reunirse, las reuniones en persona serán lo primero que incorporemos a nuestra programación en Afirmación.

2. Hace un par de semanas, asistí a una reunión de Afirmación para toda el Área de América Latina, donde Rita Fidelia Gómez Orta, Obispo de la Antigua Iglesia de las Américas en Colombia, se dirigió a nosotros y nos felicitó por nuestro trabajo como organización. Nos recordó que la espiritualidad es un derecho humano.

Para mí, esta declaración puso de relieve la importancia de nuestro bienestar espiritual.

La afirmación siempre será un lugar donde se le apoyará a medida que defina su espiritualidad individual y la intersección con la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Muchos de nosotros hemos pasado incontables horas en nuestras propias arboledas sagradas y sin lugar a dudas hemos escuchado a Dios revelarnos nuestro singular camino espiritual a seguir. Lo que hacemos con estas respuestas personales honra la revelación que se nos ha dado.

Pase lo que pase, no dejes que lo que otros digan de ti destruya la realidad de tu visión. Dios te ama y te verá en casa, como hacen todos los buenos padres.

Mientras tanto, cuenta con el apoyo total de su comunidad de Afirmación en sus decisiones basadas en la fe. Su autodeterminación merece todas las voces afirmativas posibles. Afirmación está aquí para ti. La afirmación es un lugar donde puedes cultivar tu bienestar espiritual.

3. Los líderes y el liderazgo son importantes en Afirmación. La conexión de los mentores con los compañeros es fundamental a medida que construimos y disfrutamos de las comunidades de apoyo que Affirmation tiene para ofrecer. Parte de la visión de Afirmación es brindar un lugar para compartir sus habilidades y ser voluntario en cualquier capacidad en la que se sienta cómodo mientras hacemos el camino más fácil para aquellos que viajan con nosotros como pares LGBTQIA +. Un cuerpo diverso de líderes puede crear un panorama diverso de comunidades que sean significativas y poderosas para cada miembro de Afirmación, sin importar la edad, identidad o experiencia.

Cuando se trata de eso, esa conexión uno a uno con los demás puede hacer una diferencia que cambie la vida de nuestra comunidad. Los animo a participar tanto en el trabajo que hacemos en Afirmación como en nuestra colaboración con otras organizaciones que sirven a la comunidad LGBTQIA + en general.

Como líder, me tomo muy en serio esta declaración de los estatutos y los estatutos de Affirmation: "Los miembros de Affirmation serán la máxima autoridad de gobierno de la organización". Afirmación tiene una misión y una visión aprobadas por el voto de nuestros miembros. Esto es lo que defenderé.

En conclusión, Afirmación siempre ha estado pendiente de los más vulnerables de nuestra población. Todos llegamos a la puerta del armario a nuestra manera y en nuestro tiempo. Comprender nuestra propia orientación sexual, identidad de género y expresión en el contexto de la narrativa dominante sobre las personas LGBTQIA + en la sociedad y en la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es un viaje complejo y a veces traumático.

No importa dónde estemos en la vida, todos buscamos la conexión. El aspecto de esta conexión es diferente para todos. A pesar de esta diferencia, saber que en Afirmación podemos encontrarnos como amigos que comparten una experiencia común como minoría visible con una herencia compartida es reconstituyente. Tener un equipo de porristas mientras navega por su intersección única con la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es un salvavidas. Tener una red de mentores que han recorrido el camino por delante y pueden afirmar su lugar en su propio viaje es poderoso.

Le solicito su voto y confianza para servirle y servirle durante otro mandato como presidente de Afirmación.

Gracias.

Jairo Fernando González Díaz

Jairo Fernando González DíazEn diciembre de 2016, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días celebró sus 50 años en Colombia, de ese hito ya han transcurrido casi 4 años; algunos relatos de esa época aparecen de forma peregrina en la internet; en mi posición y en mi memoria se entrelazan en recuerdos de una vida más frugal y provinciana.

Mis hermanas se unieron a la Iglesia en algún momento de 1967, fueron las primeras, inclusive antes de mis Padres, que lo hicieron un año más tarde.Todos nosotros veníamos de una familia católica, donde se veneraba tener lazos familiares con un sacerdote en funciones, lo cual se cumplía a cabalidad con mi Tío Abuelo; por lo tanto, la llegada de los misioneros a mi familia tenía aires de división y un sabor agridulce. Ese era el ambiente que se respiraba cuando yo llegué al mundo.

Obviamente mis Padres me enseñaron en los caminos del mormonismo desde entonces y para siempre, mientras mi Tía Margoth, con su sonrisa tierna y su olor a lavanda se debatía en la contradicción de no poder perpetuar conmigo sus raíces, aun la recuerdo mirando con pesar como se destruía su tradición de rezar su rosario mientras se cubría con un manto para ir a su misa dominical en compañía de su amor otoñal. Lejos del carácter divisivo de la religión mi abuela me acompañaba en la lectura de mis primeros textos, los libros de Dickens y Mark Twain, este último un crítico ácido de la Iglesia, para quien el Libro de Mormón era cloroformo escrito.

Fui bendecido sin conciencia dentro del mormonismo y siendo casi un niño de brazos por un misionero en los días del Profeta David O. McKay, aquel que predicaba en sus sentencias que ningún éxito en la vida puede compensar el fracaso en el hogar; la familia se entendía entonces como un conjunto sonriente de mirada optimista, compuesto por un hombre, una mujer y unos niños sonrientes, como salidos de una película de Hollywood, un cuento de hadas que emergía de los lejanos años 50, donde el éxito estaba en una mujer hogareña que hacía tortas y pan y un Padre trabajador, proveedor de bienes y servicios.

Había mucho por aprender, pero a pesar de las prédicas, el evangelio no siempre tubo las respuestas precisas, aunque yo creía que sí; para todo y de algún modo, había una respuesta, así fuera inspirada en el absurdo.

Del lado oscuro de la familia (no mormones), estaban mis hermanos que no tenían reparo en llevar un estilo de vida diferente, en contraposición a las normas de la iglesia, más puritanas y gentiles; de soslayo, aprendí que más allá de los muros de la casona que servía de capilla y los balcones de mi casa, existía un mundo bizarro, donde se vivía de un modo diferente. Sólo había que caminar dos calles desde la capilla para encontrarte con la entrada del viejo cementerio y un poco más allá una calle empinada que en los fines de semana se volvía fiesta, con sus luces rojas y azules; aprendería igualmente que las ciudades suelen tener extramuros para ocultar sus vergüenzas, y en esos extramuros se protegían personajes excluidos de la sociedad, olvidados por el cielo, o sepultados en el tiempo, trans, gay , lesbianas, bisexuales, queer, etc, etc.

Para la Iglesia, ser diferente era ya una marca y en muchos casos no hubo lugar al perdón.

Aunque suene cruel, los pasos para asumir los derechos civiles apenas se estaban dando. En países como el nuestro, la diferencia se codeaba y se toleraba en cierto momento con las elites económicas o intelectuales, al fin y al cabo, el dinero y el poder suelen ser un maravilloso camuflaje, en esa época y ahora.

Crecer en una burbuja de santidad como lo hace la iglesia te ubica en un esquema tan frágil como increíble; debía finalmente estudiar en un Colegio de clase, religioso por supuesto, entonces tocaba afrontar esa extraña contradicción de ser mormón a la sombra de San Francisco de Asís, y al mismo tiempo soportar el machismo impuesto por la cultura estudiantil y social de la época, no quedando otra entonces que ser superior a todo eso y sobrepasarlos intelectualmente para no dejarte apabullar por el bullying y el miedo; tal vez esa presión me condujo a la Suma Teológica de Santo Tomás de Aquino y al Capital de Marx, en tiempos en que aún se creía en el socialismo como una instancia de gobierno superior a la actual. Entonces cargaba con rasgos de liderazgo y cierto respeto en el mundo estudiantil. Algunos de mis compañeros de esa época fueron absorbidos por la cultura de la muerte, sólo me quedan sus líneas de afecto, las tarjetas de cumpleaños y el “ping pong sobre los árboles”.

A la sombra de tanta exuberancia apreciaba la doctrina y aprendí a amar a la Iglesia, aún recuerdo con cariño el rasgo que más me impresionó de José Smith mi Profeta, más allá de las críticas y sus detractores, sólo acierto a pensar en ese viejo himno que identificaba en su compasión:

Un pobre forastero vi, por mi camino al pasar, su origen, su destinación, su nombre no le pregunté, mas cuando yo sus ojos ví, le di mi amor no sé por qué.

Tantas ideas… todo junto en una mente infantil.

Con Afirmación llegó el puente que necesitaba para conciliar mi fe; ese puente existe y es real, y hoy quiero seguir en este proceso de construir nuevas relaciones que apacigüen el dolor.

A la sombra de Afirmación, con el paso del tiempo, fue justamente ese rasgo de misericordia y las enseñanzas aprendidas las que me dieron el valor para enfrentar mi condición de ser gay y mormón, sin encontrar contradicción en lo fundamental, y no podría ser diferente; al cabo de los años y cuando ya todos aquellos que fueron mis maestros rompieron el cordón de plata para emigrar a un mundo invisible., queo yo para perpetuar una herencia de conciliación entre mundos opuestos.

Rebecca Solen

Rebecca SolenMe siento profundamente honrado y honrado por la perspectiva de servir como Vicepresidente de Afirmación. Siento que el trabajo que puedo contribuir hará que Afirmación sea un refugio para cualquiera que esté tratando de encontrar su camino en una sociedad que todavía tiene un largo camino para finalmente integrarse a la comunidad LGBTQ +.

He pasado más de 20 años maravillosos y aventureros casado con mi esposa, Melissa, el amor de mi vida. Soy el orgulloso padre de cuatro hijos increíbles. Antes de salir del armario y cambiar drásticamente la apariencia de mi vida ante el mundo, seguí una serie de caminos diferentes, incluido el servicio activo en el ejército, una candidatura al Congreso y una larga carrera en seguridad de la información, el campo en el que trabajo actualmente. en.

Soy relativamente nuevo en ser una voz más fuerte dentro de la comunidad LGBTQ +, habiendo salido públicamente como transgénero en diciembre de 2016 y comencé el arduo proceso de transición. El contraste de dónde estoy y dónde he estado es un testimonio de lo lejos que he llegado. Pasé mis años de formación en un hogar Santo de los Últimos Días activo. Salir del armario a la edad de 39 años rompió décadas de muros internos que había construido para presentar al mundo lo que la iglesia decía que era, y alineó mi vida con la persona que soy. Ser auténtico le ha otorgado una sensación de paz y felicidad. No ha sido sin desafíos, algo de dolor y una constante atención a la paciencia y la comprensión mientras la familia y los amigos volvieron a calibrar su relación conmigo. Salir del armario también me puso instantáneamente en conflicto con mi barrio de la iglesia. Se administró la disciplina de la iglesia. Luché por mantener mi membresía colgando de un solo hilo donde permanece hasta el día de hoy. He logrado encontrar la felicidad en medio de cuestionar toda mi experiencia espiritual previa. No fue fácil y no lo hice solo.

Al armar mi visión de lo que creo que Afirmación puede hacer por la comunidad, encuentro que dos principios simples sirven como base para mis objetivos finales de mejorar la vida de los miembros de Afirmación:

1. Desarrolle la fuerza de la espiritualidad personal: Su relación personal con Dios es una conexión directa. Las entidades de la iglesia deben servir para ayudar en esa relación y ayudar a guiar a los mortales a encontrar la fe y construir su relación con Dios. Si las iglesias no brindan ese apoyo, la relación personal con Dios permanece mientras el individuo forja su propio camino. Mi objetivo en Afirmación es buscar las mejoras que desarrollarán la fuerza individual, empoderando a todos aquellos que buscan apoyo para construir su camino personal hacia la realización espiritual, ya sea como parte de la iglesia o por separado de ella.

2. Educar a las organizaciones eclesiásticas y promover la inclusión LGBTQ +: se necesita trabajar más para construir el entendimiento entre todas las iglesias y la comunidad LGBTQ +. La doctrina anti-LGBTQ + todavía se aplica en varias iglesias, incluso dentro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Esta aplicación conduce a rechazar a los miembros LGBTQ +. Desarrollar el entendimiento y mantener redes de apoyo entre los líderes eclesiásticos puede promover la inclusión a través de la educación de las congregaciones.

Espero la oportunidad de brindar conexión y un sentido de realización espiritual a quienes lo buscan a través de Afirmación mientras miramos con optimismo hacia el futuro.

¡Reciba el boletín electrónico de Afirmación con contenido como este en su bandeja de entrada!

  • Este campo tiene fines de validación y no debe modificarse.