Juanita, una líder transcendental

septiembre 9, 2019

Juanita Ortiz y el trabajo de la Fundación Lili Elbe

Juanita Ortiz y el trabajo de la Fundación Lili Elbe

de Juanita Isabel Ortiz Márquez

Aquí en Soledad, Colombia, estoy comprometido con un activismo LGBTQ fuerte y visible como líder transgénero en la comunidad.

Mi experiencia en el activismo y el liderazgo comenzó a una edad temprana. Cuando tenía once años, comencé a reconocerme como mujer. Este fue un momento difícil para mí, aún más difícil porque mis padres se divorciaron y mi madre me dejó con mi padre, quien no pudo mantenerme. Más tarde, conocería a dos misioneros que estaban visitando mi vecindario. Aprendí sobre su iglesia, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, y un gran amigo me invitó a asistir a la iglesia.

Cada domingo, lo dedicamos como un día de descanso para nuestro Padre Celestial y aprendí más sobre el Evangelio Restaurado. Esto me llevó a bautizarme como miembro de la iglesia. Me motivó a predicar el evangelio en mi vecindario, siendo los misioneros mi ejemplo. Prediqué a mis amigos en mi casa. Eventualmente fui llamado como misionero de estaca. Conocí la palabra de Dios y sentí el amor de mis hermanos en la fe y la aceptación de la gente. Sin embargo, en el fondo de mi corazón, no me sentía completamente satisfecho porque no estaba viviendo como la mujer que sabía que realmente era. Fue doloroso y confuso, y me sentí pecador. Empecé a hacer pequeños cambios al principio. Mi padre se dio cuenta y los de la iglesia también empezaron a notarlo. Comencé a usar maquillaje, explicando a los demás que era porque tenía problemas de acné. Conforme pasó el tiempo, comencé a ser tratado de manera diferente a medida que los cambios que estaba haciendo se volvían más notorios.

Después de mucha oración y dolor, decidí dejar la Iglesia. No me sentí parte de eso. Me excluían porque era diferente. No era el hombre que esperaban que fuera. Si bien esto fue doloroso, simplemente no pude seguir ocultando quién era realmente para complacerlos o cumplir con sus expectativas. Siempre me sentí mujer.

También dejé la escuela. Allí tampoco fui aceptado. No podía adherirme a las reglas de la escuela sobre conformidad de género. La escuela no entendía los problemas de las personas transgénero. Fui rechazado por profesores y compañeros de clase. Finalmente, me fui a vivir con mis madres porque mi padre también me rechazó y nadie en mi vecindario se asociaría conmigo.

Durante mucho tiempo no tuve amigos. Las únicas personas con las que tuve contacto fueron mis madres, mi hermano mayor y mi hermana menor. Tenía otras dos hermanas, pero vivían con mi padre y no me hablaban. Mi hermano mayor me golpeó y me trató muy mal, causándome mucho daño físico, emocional y mental.

Había una peluquera que trabajaba en una habitación de la casa de mi madre. Comencé a pasar tiempo allí, conociendo gente gay y queriendo ser más como ellos. Se convirtieron en personas especiales para mí. También estaban usando sustancias psicoactivas. Estas drogas se convirtieron en un refugio para mí mientras luchaba con la presión social y los desafíos de no ser su definición de normal. También luché económicamente y me dediqué al trabajo sexual. No tenía otras habilidades en las que confiar, como cortar el pelo. Las personas transgénero suelen recurrir a la prostitución porque les resulta difícil conseguir otros trabajos en Colombia. Perdí a muchos amigos a causa de las enfermedades y la violencia mientras la sociedad nos marginaba.

Al carecer de acceso a medicamentos o consejos médicos adecuados, busqué formas locales de transición. Tomé medicamentos que no fueron recetados y me inyecté silicona líquida. Al igual que otras personas transgénero, los profesionales médicos no consideraron importante mi transición hacia mí y el acceso a la atención médica adecuada fue limitado. No fue hasta que estuve gravemente enfermo de tuberculosis que finalmente recibí tratamiento médico, pero incluso ese tratamiento se vio obstaculizado debido a las suposiciones que se hicieron sobre mí. Inicialmente, me diagnosticaron el VIH, aunque no me habían hecho ninguna prueba. Simplemente se asumió que porque era transgénero y estaba enferma que debía tener VIH. Así de prejuiciosa estaba la comunidad médica. Finalmente, me diagnosticaron y trataron adecuadamente, pero el retraso causó un daño permanente a mis cuerdas vocales. Hasta el día de hoy, mi voz es muy ronca.

Encontré trabajo en una peluquería y aprendí a ser esteticista. Disminuí la frecuencia del trabajo sexual y dejé de consumir drogas y hormonas ilícitas. Comprendí que estas cosas arriesgaban mi salud y mi vida. Esta fue una nueva etapa en mi vida donde vi las cosas desde una perspectiva diferente. Mi experiencia me ha ayudado a comprender el impacto de la marginación en las personas con las que interactué. Comprendí el daño que infligen la sociedad y la Iglesia cuando marginan a las personas. Al principio, me quedé callado, ya que no quería arriesgarme a un mayor rechazo por expresar mis opiniones. Me abstuve de los espacios públicos por temor a ser atacado. Casi siempre me quedé adentro. Yo, junto con los que me rodean, solo soñé con una sociedad en la que pudiéramos vivir sin miedo. Sin embargo, poco a poco, hubo una chispa encendiéndose dentro.

Esa chispa llevó a una llama, y esa llama me llevó a arriesgarme a participar en el carnaval de la ciudad de Soledad, donde asombrosamente fui coronada reina. Fue hermoso. Esa experiencia me impulsó a comenzar a hacer algo sobre los problemas que me preocupaban, como la falta de atención médica adecuada disponible para las personas transgénero y otras poblaciones vulnerables. Comencé a reunirme con líderes que estaban bien informados sobre la prevención del VIH y otras enfermedades de transmisión sexual. Aprendí mucho y este conocimiento me empoderó en estas áreas. Quería hacer más y me di cuenta de que había sido víctima de un sistema patriarcal jerárquico, sistémico, político y social. También me di cuenta de que tenía los mismos derechos que cualquier persona de la sociedad civil.

Comencé el trabajo en el que he estado involucrado desde entonces, trabajando con organizaciones sociales para abordar los problemas de los derechos de salud y crear conciencia sobre los problemas que afectan a las personas transgénero. Este ha sido un trabajo duro, ya que vi lagunas en lo que estas organizaciones estaban proporcionando. Las mujeres transgénero se estaban quedando atrás. Mis amigos se estaban muriendo y nadie hacía nada para ayudar. Estábamos siendo excluidos de nuestras familias, de las instituciones educativas y de una sociedad que nos impedía ser libres en los espacios públicos. Quería hacer más, y un gran amigo y activista me animó a fortalecerme y prepararme para ser un líder en mi comunidad y ayudar mejor a la población transgénero.

Así nació la Fundación LILI ELBE. Se inspiró en la vida de una mujer danesa sobre la que se escribe en la novela de David Ebershoff. La chica danesa. La novela cuenta la historia de Einar Wegener, una pintora que fue una de las primeras mujeres en someterse a una cirugía de reasignación sexual. La Fundación LILI ELBE fue la primera organización que trabajó por los derechos de las personas transgénero en la región caribeña de Colombia. Fue una experiencia maravillosa ser parte del comienzo de este trabajo. Se necesitaba tanto porque no había nadie más que nos apoyara. Llamamos a las puertas de las alcaldías de Barranquilla y Soledad buscando recursos. Viajamos para promover el trabajo que estábamos haciendo. Trabajamos con varias secretarías de salud. Gestionamos la distribución de condones a mujeres transgénero. Aseguramos espacios con otras organizaciones para llevar a cabo programas educativos y construir liderazgo en la comunidad. Trabajé específicamente como coordinadora en un proyecto internacional para asegurar estratégicamente beneficios para mujeres transgénero. Lamentablemente, este proyecto fracasó y dejé ese puesto. Sin embargo, no me rendí. Seguí trabajando incansablemente en temas importantes para mí. Identificamos a todas las personas trans en Soledad y trabajamos con el alcalde para crear un enlace con la comunidad, lo que produjo muy buenos resultados.

Trabajé duro y fui designado en la oficina del alcalde de mi ciudad como funcionario público. Trabajando con el primero último, aseguramos cuarenta cambios de nombre y sexo en tarjetas ciudadanas, asegurando que se respetaran las identidades de género. Ayudamos a una mujer transgénero a convertirse en la primera en completar la escuela secundaria. Rompimos barreras. Logramos tener la primera marcha del Orgullo LGBT donde mujeres y hombres transgénero fueron muy visibles. Nos aseguramos de que se hiciera cumplir el derecho de los manifestantes a estar en el espacio público.

He pasado por años de sufrimiento, desafíos y cambios en mi vida. Habiendo sido Santo de los Últimos Días y teniendo ese legado de pioneros en mi corazón, tuve un ejemplo de perseverancia en la lucha. Nunca dejé de rezar y bendecir mi comida. Todavía me aferro a muchos principios que aprendí en la Iglesia. Hoy, veo cómo he podido impactar la vida de muchas personas, así como los misioneros tuvieron un impacto en mí. Ahora busco convertirme en miembro del Ayuntamiento de Soledad y seguir trabajando para fortalecer la Fundación LILI ELBE para mejorar la vida de la población LGBT en materia de salud, educación, deporte y empleo para personas como yo. Quiero apoyar la educación sobre cuestiones de género y aumentar la comprensión de las personas sobre la realidad de las personas transgénero y las realidades a las que se enfrentan.

Sé sin duda alguna que mi Padre Celestial me ama y me ha dado la fuerza para mantenerme firme. Sé que todas mis acciones son como dice la Escritura: “Y he aquí, os digo estas cosas para que aprendas sabiduría; para que aprendan que cuando están al servicio de sus semejantes, sólo están al servicio de su Dios ”. (Mosíah 2:17)

Publicado en:

¡Reciba el boletín electrónico de Afirmación con contenido como este en su bandeja de entrada!

  • Este campo tiene fines de validación y no debe modificarse.

1 Comentario

  1. Michael H en 15/09/2019 en 6:19 PM

    Un trabajo maravilloso y un viaje valiente. Gracias por todo lo que haces.

Deja un comentario