Siguiendo nuestra propia luz

enero 12, 2019

Luces oscuras del coche

de Luiz Correa
traducido por Joel McDonald

¿Con qué frecuencia necesita una luz? ¿Cuántas veces no ha sido suficiente la luz que te ha dado para llevarte a donde quieres ir? ¿Cuántas veces había fallado tu luz en medio de tu viaje? ¿Cuántas veces ha necesitado luz extra que no tenía?

En algún momento de nuestras vidas, hemos tenido que tomar la carretera de noche en coche o autobús, pasando por carreteras totalmente oscuras, donde solo las luces de nuestro vehículo iluminaban el camino que teníamos delante. Esta luz abre la oscuridad, pero solo revela unos metros por delante y un poco de los lados. Si perdiéramos esta luz, aunque sea por un momento, podemos perder un giro o golpear a un animal que cruce la carretera.

Por eso es muy importante que mantengamos los faros del automóvil antes de tomar una carretera y no perdamos el enfoque mientras conducimos.

Nuestras vidas son exactamente como un coche en la carretera que nos lleva a algún destino. Si tenemos buenas luces y no perdemos la concentración en el camino, llegaremos a nuestro destino, esté donde esté.

Pero, ¿cómo mantenemos nuestras luces en perfecto estado? ¿Cómo podemos evitar que fallen en algún momento de nuestro viaje? ¿Cómo mantenemos nuestro enfoque en este viaje, en el que a menudo solo tenemos nuestra propia luz para guiarnos?

Cada uno tiene su propia forma de hacer el mantenimiento a su luz, así como cada conductor tiene su mecánico preferido o de confianza. Nuestra vida también tiene varias mecánicas confiables. Depende de cada uno decidir dónde realizar el mantenimiento de nuestra luz. Puede ser una conversación con Dios, la lectura de libros sagrados, escuchar a un amigo o familiar experimentado que ya ha recorrido el camino que queremos transitar, o puede ser simplemente mediante la meditación donde buscamos el equilibrio.

Lo importante es que para seguir un camino, nuestra luz necesita estar en perfectas condiciones para que sea suficiente para ayudarnos a llegar a nuestro destino final. Con esta luz, podemos enfocarnos en el camino que tenemos por delante, y nada nos hará perder el rumbo.

"Encuentra tu propia luz, o pasarás el resto de tu vida siendo un pálido reflejo de la luz de los demás". - Paulo Coelho, escritor brasileño

Publicado en:

¡Reciba el boletín electrónico de Afirmación con contenido como este en su bandeja de entrada!

  • Este campo tiene fines de validación y no debe modificarse.

Deja un comentario