Historia lesbiana mormona

31 de marzo de 1997

por Sara Jordan

Este es el segundo de una serie de artículos previos a la Conferencia Internacional de Afirmación de 1997 en Salt Lake, del 21 al 24 de agosto de 1997.

May Anderson y Louie Felt

May Anderson y Louie Felt

Como señala D. Michael Quinn en Dinámica del mismo sexo entre los estadounidenses del siglo XIX, la forma en que el mundo actual entiende las relaciones entre personas del mismo sexo no es como las entendieron las generaciones anteriores. Si bien las relaciones íntimas entre personas del mismo sexo no eran infrecuentes durante la historia mormona del siglo XIX, no eran necesariamente sexuales. Por ejemplo, el 8 de julio de 1837, Mary Fielding Smith observó que “algunas de las Hermanas estaban conversando en lenguas, sus rostros radiantes de alegría, se tomaban las manos y se besaban de la manera más afectuosa”, una intensa pero aparentemente no -sexual, expresión de cariño e intimidad. Por otro lado, la verdadera naturaleza de las expresiones de afecto entre mujeres no siempre está clara. También a fines de la década de 1830, una niña mormona de 27 años le escribió a su prima segunda, quien había sido su compañera de cuarto en Amherst College: “Si pudiera dormir contigo una noche, creo que no deberíamos tener mucho sueño ... al menos podría conversar toda la noche y no tener nada más que una coma entre las oraciones, de vez en cuando ".

Quinn se refiere al amor entre mujeres como "homoerotismo femenino". La primera referencia conocida al homoerotismo femenino en la historia mormona ocurrió en 1856 cuando un hombre de Salt Lake anotó en su diario que una mujer SUD estaba "tratando de seducir a una joven". El término "lesbiana" apareció por primera vez en 1870, utilizado en un diario como el equivalente de la palabra "sodomía". Tres años más tarde, en 1873, la revista Women's Exponent reimprimió un ensayo titulado "Mujeres amantes". Escrito por un no mormón, comenzaba: “Quizás no lo sepas, pero hay mujeres que se enamoran unas de otras”.

Desde que las pioneras entraron al valle, las mujeres mormonas se han enamorado de otras mujeres. Si bien muchas de esas experiencias fueron privadas, la organización de lo que hoy llamaríamos una comunidad lésbica comenzó antes de finales del siglo pasado. En 1891, cuando se incorporó el Bohemian Club of Salt Lake, asociado a los homosexuales, se incluyeron como miembros tanto mujeres como hombres. Su principal incorporadora y benefactora fue Katherine Young Schweitzer, nieta de Brigham Young. Sin embargo, no fue hasta 189Z, cuando Deseret News publicó una historia sobre una mujer de Memphis, Tennessee, acusada de asesinar a su novia, que la comunidad SUD se vio expuesta al lesbianismo de manera pública.

Al mismo tiempo que la comunidad SUD se dio cuenta del lesbianismo en la sociedad en general, las relaciones entre las mujeres dentro de la comunidad SUD se celebraron o alentaron a menudo. La sufragista mormona Emmeline Wells, por ejemplo, elogió públicamente la relación entre personas del mismo sexo de Francis Willard, presidenta de la Unión Nacional de Mujeres Cristianas por la Templanza. En 1912, la primera referencia explícita al lesbianismo en una revista SUD ocurrió cuando el Young Woman's Journal rindió homenaje a "Safo de Lesbos". Nueve años antes, en 1903, la misma revista había publicado un poema de Kate Thomas celebrando su amor entre personas del mismo sexo. Thomas, un mormón devoto que nunca se casó, escribió sobre su amante: "de sus labios tomo la alegría sin fin". En 1919, Children's Friend publicó un relato del amor entre la presidenta general de la Primaria, Louise B. Felt, y su primera consejera, May Anderson, a quienes se conocía como los “David y Jonathan” de la Junta General de la Primaria.

Durante este mismo tiempo, Mildred J. Berryman comenzó un estudio de 24 lesbianas que vivían en Salt Lake. Continuó su estudio de lesbianas y hombres gay hasta 1938. El trabajo de Berryman tiene la distinción de ser el primer estudio comunitario de lesbianas realizado en Estados Unidos. Una de las mujeres que Berryman entrevistó para su estudio, Cora Kasius, era miembro del personal de la Sociedad de Socorro que se convirtió en miembro del cuerpo docente de Barnard College y en oficial de enlace para las Naciones Unidas.

En 1952, la comprensión y aceptación de las relaciones entre personas del mismo sexo en la comunidad SUD estaba comenzando a cambiar. Ese año, el consejero de la Primera Presidencia J. Reuben Clark anunció públicamente por primera vez la existencia del lesbianismo. (Como era de esperar, estaba advirtiendo a los miembros de la Iglesia contra la práctica). En siete años, los funcionarios de la Iglesia se habían preocupado mucho por lo que veían como el problema creciente de la homosexualidad, aunque el término se usaba generalmente en relación con los hombres.

Desde entonces, la retórica contra la homosexualidad se ha intensificado. Si bien existe una amplia documentación sobre el impacto de la política de la Iglesia en los hombres homosexuales, no está tan claro hasta qué punto las mujeres se han visto afectadas. En general, sabemos muy poco sobre las experiencias de las mujeres SUD que aman a las mujeres. ¿Ocurrió el amor homoerótico entre esposas polígamas? ¿Qué pasa con las compañeras misioneras? ¿Cuál ha sido el papel de las lesbianas mormonas en el movimiento feminista? ¿Fueron las mujeres de BYU sometidas a una terapia de aversión al electrochoque (como lo fueron los hombres homosexuales)? ¿Hasta qué punto las mujeres mormonas han participado en “matrimonios de Boston”? Con suerte, las respuestas a estas y otras preguntas similares se darán a conocer a medida que los investigadores e historiadores comiencen a centrarse en las experiencias de las mujeres que aman a las mujeres, que son o fueron SUD.

Publicado en:

¡Reciba el boletín electrónico de Afirmación con contenido como este en su bandeja de entrada!

Deja un comentario