Matrimonio: regocíjate con los que se regocijan, busca empatía con los que no lo hacen

8 de octubre de 2014

Por el Comité Ejecutivo de Afirmación

Randall Thacker, John Gustav-Wrathall y Todd Richardson

Afirmación - LGBT Mormons, Families & Friends es una comunidad diversa en la intersección del mormonismo y el ser LGBT. La comunidad de Afirmación incluye a personas casadas o en pareja en relaciones del mismo sexo; individuos que son solteros y salen con personas del mismo sexo, así como solteros y que salen con el sexo opuesto; individuos que son célibes por elección; e individuos en matrimonios de orientación mixta. La afirmación también incluye a muchos mormones heterosexuales solteros y casados que buscan formas de apoyar a la familia, amigos y hermanas y hermanos LGBT en la iglesia. Los miembros de Afirmación se encuentran en todo el espectro de la fe y en diversos grados de afiliación (o no afiliación) con la Iglesia SUD y con diferentes puntos de vista sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo.

De acuerdo con su estatuto fundacional y sus estatutos (Artículo IX, Sección 4), Afirmación debe permanecer políticamente neutral. Nos regocijamos con aquellas personas que se regocijan por el reconocimiento legal de las relaciones que les han proporcionado un contexto para el crecimiento y la realización moral, espiritual y emocional personal. También reconocemos que para algunos este fallo judicial genera consternación. Creemos que la empatía y el anhelo de ponernos en el lugar de los demás es la cualidad más importante que podemos buscar desarrollar como organización.

Muchos en Afirmación, incluidos muchos que tienen relaciones o matrimonios entre personas del mismo sexo, encuentran consuelo en sus testimonios y buscan vivir de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia y la guía del Espíritu. Varias de estas personas dan fe de haber recibido un testimonio espiritual de la aceptación de Dios en los asuntos particulares de sus vidas, como la decisión de a quién tener como compañero en el matrimonio.

Estamos agradecidos por la respuesta oficial de la iglesia SUD al fallo, que rechaza la persecución de personas por motivos de orientación sexual y exige respeto y diálogo con aquellos con quienes no estamos de acuerdo. También estamos agradecidos por las enseñanzas del Evangelio, junto con los recordatorios en las conferencias generales recientes de que el primer y gran mandamiento de “amarnos los unos a los otros” tiene prioridad sobre las cosas que puedan dividirnos.

Creemos que la mejor manera de avanzar para nosotros, tanto individual como colectivamente, es ser pacientes, buscar la guía de Dios en nuestras vidas y amarnos los unos a los otros incondicionalmente, independientemente de las distintas decisiones que tomamos. Confiamos en que si hacemos estas cosas, encontraremos una feliz resolución a los desafíos que todos enfrentamos, como personas LGBT y como Iglesia.

Publicado en:

¡Reciba el boletín electrónico de Afirmación con contenido como este en su bandeja de entrada!