Mi propia historia

27 de abril de 2014

español

por Ruben Michael Chavez Gay, Jr.

¿Cómo puedo empezar? Desde la infancia, nunca fui un alborotador. Nunca fui tan genial. Nunca sobresalí sobre otros niños. Esta es solo la historia de un simple mortal llamado Ruben Michael con apellidos Chavez Gay. Siempre intenté ser un buen chico: obediente, espiritual, estudioso ...

La religión que me enseñaron mis padres fue la religión mormona, la iglesia en la que crecí, que toda mi vida ha sido mi círculo social completo, y también la iglesia que amo. Siempre he sido leal, obediente y siempre me he apegado a las normas y estatutos que mis padres y la iglesia me habían enseñado. También debo decir que también fui a una misión y serví a Dios con todo mi corazón.

Debo agregar una cosa más aquí. Esto puede ser algo insignificante para muchos, pero créanme que no lo es. ¡De ningún modo! Y mucho menos para los miembros de la Iglesia, como nosotros. Es algo que se puede escribir en: 2-3 palabras, una frase, un párrafo, una letanía (como la que estoy escribiendo) o puede ser un libro, ¿por qué no? Lo que tengo que decir es que "SOY GAY". ¡Aaah ..! ¡Esas pequeñas palabras son tan difíciles de pronunciar, de aceptar y de vivir!

Al decirlo, me doy cuenta de que tengo 23 años y apenas estoy empezando a darme cuenta.

Hace unos meses atravesaba una etapa muy dura de mi vida por esta situación, y un viejo amigo me invitó a una conferencia donde precisamente se discutió este tema. “Todos somos iguales ante Dios” fue el título de la conferencia. Nuestra relación con la iglesia fue el tema central de esta conferencia y, me da vergüenza decirlo, pero con muchas dudas, traumas y miedos superados, fui con dudas.

Esta fue una reunión de un grupo llamado Afirmación. No tienes idea de cuánto cambió esto mi vida. Mi vida dio un giro de 180 °. Todo lo que escuché, aprendí y también los amigos que conocí allí, cambió mi perspectiva y mi vida por completo. Incluso ahora, después de 3 meses, sigue cambiando a un gran ritmo.

Conocer chicos con mi mismo atractivo pero que son buenos miembros de la iglesia, buenas personas que también comparten tus ideas, metas y creencias fue y ha sido una experiencia increíble.

Para mí, entiendo lo que es ser una persona melancólica, una persona que se ha torturado toda su vida tratando de cambiar, que toda su vida ha estado esperando el milagro de volverse heterosexual, que, todas las noches sin saltarse un soltero, oró con lágrimas en los ojos para ser cambiado y ser normal, ser perdonado. (Entre nosotros, incluso solía ayunar incluso durante 48 horas seguidas para que mi ayuno fuera más poderoso, con la esperanza de que tal vez Dios escuchara mis súplicas y me concediera ese milagro). Fui a una misión con las mismas esperanzas, pero sin éxito.

De hecho, ¿quieres saber algo? Muchas veces en mis oraciones le pedí a Dios que me llevara a él. ¿Por qué todavía estaba aquí? No quería vivir más porque mi vida no tenía sentido. Me aterrorizaba decepcionar a mis padres, mis líderes y mis amigos. El simple hecho de pensar que ellos podrían saber, me hizo sentir mejor muerto.

Yo era taaaan homofóbico. Recuerdo que cuando entré en la primera reunión de la conferencia de Afirmación el sábado por la mañana (¡aaah! Porque todavía no tenía el valor de ir el viernes por la noche cuando la conferencia comenzó oficialmente), pensé: “Rubén, ¿qué demonios eres tú? ¿haciendo aquí? ¡Mírate! ¡Estás en una habitación cerrada llena de gays! " No voy a negar que al principio quería huir, pero a medida que seguía escuchando comencé a sentir más y más que podía relacionarme, me sentía cada vez más cómodo, hasta el punto que compartí con todos algunos de mis experiencias pasadas con mi obispo y mis padres, especialmente con mi madre.

Se portó muy mal conmigo antes de que yo fuera a la misión.

Mi obispo le dijo a mi papá (quien fue su primer consejero) que yo era gay, cuando lo único que le dije durante mi entrevista fue que tenía una “pequeña atracción” pero que quería luchar para cambiar, vivir el evangelio y para aplicar la expiación en mi vida. Incluso le dijo que no estaba calificado para ir a una misión. Obviamente mi papá le dijo a mi mamá y ella se lo tomó muy personalmente. Si yo decía “puaj”, “ew” o “repugnante” frente a ella, ella diría (refiriéndose a que soy gay): Otras cosas son más repugnantes.

bellas_artes_3A veces la vida es muy irónica. El dicho mexicano es muy cierto: "Quien escupe al cielo, se lo devolverá en la cara". Mi segundo apellido es "GAY" y está escrito literalmente así. Heredé ese apellido de mi madre. Cuando era pequeño me enseñó que cada vez que alguien me preguntaba mi nombre tenía que responder: “ECHITO YAI” (traducido significa Little Ruben Gay). ¿No es raro eso? ¿Por qué tuve que decir su apellido y no el de mi padre? Quién sabe. ¡Ah! Y algo más. También cuando era niño solía comprarnos los mismos tenis para los dos y, por supuesto, ¡eran para niñas! ¿Puedes imaginar? A veces no la entiendo ...

Han sido días muy difíciles, he cambiado mucho en solo 3 meses. He pasado varias noches llorando, en las que dormía escuchando arias o canciones de ópera y todas eran muy dramáticas e intensas (generalmente sobre la muerte y la miseria) como las que se escuchan en las viejas películas de la Segunda Guerra Mundial…

Algo que realmente tengo que decir es que aunque ha sido muy duro, he encontrado amigos sinceros, algo que nunca antes había tenido. Ni siquiera sé cómo expresarles mi gratitud, me han ayudado mucho. Hoy puedo mirarme sinceramente a los ojos en el espejo y decir: “¡Guau Ruben! Te ves tan gay hoy ... jajaja ". (¡Bromas!)

Hoy me siento muy feliz. Estoy muy agradecido con Dios porque después de tantos años, finalmente he recibido la respuesta a mis oraciones sin número, y hoy puedo decir que valió la pena. También estoy agradecido con Afirmación porque me dio los recursos para aceptarme y me ayudó a sentir paz y comodidad. Finalmente a sus miembros, por ser tan grandes personas, ejemplos y amigos para mí.

Si eres tú que estás leyendo esto y tienes dudas sobre el grupo o sus integrantes, te invito a conocer, a probar, a reflexionar e incluso a preguntarle a Dios. Realmente te comprendo porque estaba en tu posición y podrías sentir un miedo terrible, pero te prometo que si en tu corazón dejas al menos espacio para tener “un simple deseo de creer” (como dijo el profeta Alma), tu la vida puede cambiar para siempre y podrías ser realmente feliz. Todos somos amigos sinceros, solidarios (de verdad) y cualquiera que sea su decisión o el camino que tome, siempre respetaremos sus decisiones.

Finalmente me gustaría decir que aún no sé cuál es mi propósito en esta vida. Como decimos en México: "Dios sabe". Solo Él sabe por qué me envió así a esta tierra pero ahora siento que Él me ama y me apoya. Siento equilibrio y armonía en todos los aspectos de mi vida: como cantante (estudio ópera profesionalmente), pero también como ser espiritual y también como persona que soy.

El hecho de ser gay no es una enfermedad, ni un obstáculo en nuestra vida. De hecho, nos hace muy especiales y únicos. Como amo cantar, puedo decirles que ahora canto con un propósito diferente y un sentimiento más elevado. Estos sentimientos van de la gratitud a la felicidad por ser quien soy y personalmente dedico mi canto a Dios y a mis seres queridos por hacer que mi vida vuelva a tener sentido.

En estas próximas vacaciones de verano iré a visitar a mis padres (porque no vivo con ellos, estoy estudiando ópera en otra ciudad). Les hablaré y les expresaré todo lo que hay en mi corazón, los cambios por los que he ido pasando, y también todo el dolor que he tenido durante toda mi vida por poder haber llegado a este punto ahora. Hace algunos meses hubiera jurado que nunca se lo iba a decir, pero siento que este es el momento y sé que Dios me ayudará.

Lo diré una vez más: amo esta iglesia, la apoyo y eso nunca cambiará. Suena un poco incongruente o estúpido, pero incluso si la Iglesia no me aceptara, no lo dejaría. Sé que Dios es mi Padre celestial. Él me ama como soy y sé que tiene algo preparado para todos nosotros. Cada día tenemos mucho que hacer para esforzarnos por ser mejores personas y por eso, en mi humilde opinión, tenemos tantas bendiciones.

Somos valientes y tenemos un valor tremendo. Estoy seguro de ello. No tengo ninguna duda en mi corazón, y de esto testifico en el nombre de Jesucristo. Amén.

Publicado en:

¡Reciba el boletín electrónico de Afirmación con contenido como este en su bandeja de entrada!

  • Este campo tiene fines de validación y no debe modificarse.

Deja un comentario