No estas solo

abril 9, 2019

de Luiz Correa

¿Cuántas veces te has sentido solo en el mundo? ¿Cuántas veces te has sentido solo estando en medio de una multitud? A menudo, sentimos el peso aplastante de la soledad en nuestros corazones, sin importar dónde estemos o con quién estemos. Con esta soledad viene la fragilidad y la frustración. Las dificultades en nuestras vidas se amplifican. Lo único que podemos ver son aquellas cosas que no sucedieron como queríamos o sueños que no se hicieron realidad. Cuando este es nuestro enfoque, prevalece la infelicidad.

La felicidad, sin embargo, es un estado mental con muchas variables. Algunas de estas variables están directamente relacionadas con lo que estamos haciendo y logrando en nuestros viajes aquí en la Tierra. Nuestra felicidad está relacionada con lo satisfechos que estamos con nuestras vidas. ¿Cómo podemos alcanzar esta plenitud? ¿Cómo podemos hacer que nuestros días sean más felices y más satisfechos?

Para comenzar, necesitamos enfocarnos en el aquí y ahora, y, en este momento, tratar de lograr una cosa para nuestra plenitud. No es posible hacer todas las cosas y resolver todos los problemas de nuestra vida a la vez. Necesitamos buscar paciencia. Necesitamos priorizar. Debemos concentrarnos en lo que se debe hacer en el momento inmediato en lugar de agobiarnos por todo lo que debe hacerse en nuestras vidas.

A menudo, nuestra felicidad se siente imposible de lograr. Miramos todo lo que se debe hacer, e incluso lo que se debe hacer en este momento, y no podemos encontrar la fuerza para hacer lo que debemos. Solo, nuestro deseo de ser feliz y realizado parece inútil. Sin embargo, no hay nada de malo en pedir ayuda y buscar a alguien que nos apoye en nuestro momento de necesidad, cuando sentimos que no tenemos la fuerza para seguir adelante y que nos anime cuando la felicidad se siente tan fuera de nuestro alcance.

Para aquellos que creen, podemos buscar la fuerza en un Ser Supremo. Para los Santos de los Últimos Días, ese ser es nuestro Padre Celestial. Sin embargo, para aquellos que se han sentido atacados con desaprobación mientras estaban sentados en las reuniones y clases de la iglesia debido a su orientación sexual o identidad de género, es fácil olvidar que nuestro Padre Celestial no nos ha abandonado. Nos ama incondicionalmente, independientemente de que seamos heterosexuales, homosexuales, lesbianas, bisexuales, cisgénero, transgénero o queer.

Para alcanzar nuestra felicidad contamos con la ayuda de nuestro Padre Divino y para no sentirnos solos podemos encontrar a alguien que nos apoye o un grupo donde podamos sentirnos bien. La Afirmación es este grupo en el que puedes apoyarte, es donde encontramos personas como nosotros que buscamos la felicidad sabiendo que todos somos hijos amados del Padre Celestial, donde la mirada del otro es de igualdad sin importar su orientación sexual o religiosa.

También podemos buscar a otras personas que nos amen y nos apoyen tan incondicionalmente como lo hace nuestro Padre Celestial. Afirmación es un grupo en el que puede encontrar este apoyo. Dentro de esta comunidad, encontrarás a otros como tú que también buscan felicidad y satisfacción; donde muchos comparten la creencia de que todos somos hijos amados de nuestro Padre Celestial y donde todos nos amamos y apoyamos mutuamente sin importar la orientación sexual, identidad de género, fe o relación con la Iglesia de cada uno.

No estas solo.

Publicado en:

¡Suscríbete para recibir contenido como este en tu bandeja de entrada!

  • Este campo tiene fines de validación y no debe modificarse.