La luz de nuestra verdad

20 de dezembro de 2017

Como LGBTQ + mormones, nos vemos obligados a buscar nuestras propias verdades y tomar decisiones sobre nuestra fe y nuestras vidas que la mayoría de los Santos de los Últimos Días no tienen que hacer. La luz y el conocimiento that obtenemos en el camino pueden no llevarnos to tomar el mismo camino, pero tal vez el destino sea el mismo.

Luz

Por Joel McDonald

El tema na última reunião espiritual de Afirmación fue «la luz». Los asistentes compartieron lo que trae luz a sus vidas. Discutimos cómo llevar la luz a los demás. Nos tomamos el tiempo para reflexionar sobre o tema e sobre as palabras compartidas. Fue um momento estimulante com personas de ideias afines que comparten pruebas similares. Siempre disfruto de estas reuniones mensuales en línea. Si aún no has asistido, te animo a que participes.

Desde esa reunión, ele estado pensando acerca de la luz en mi vida. Durante el año pasado, ele pediu a menudo en oración la dirección. Los últimos dos años foi um momento de mudança pessoal e profissional. Ele aprendeu a un acuerdo con el fracaso, e ele aprovou as oportunidades. Yo, como muchos que participan en Afirmación, también lucho con mi fe y mi relación con la iglesia. Tengo muchas preguntas sobre todas estas cosas. Ele estado buscando luz.

La primera estrofa de «Divina luz» a menudo viene a mi mente. Dados:

«Divina Luz, con esplendor benigno, alúmbrame.
Oscuras son la noche y la senda; mi Guía sé.
Muy lejos de Tu pabellón estoy,
y al hogar de las alturas voy ».

Mientras cantamos estas seis líneas, reconocemos las pruebas que enfrentamos y nuestra dependencia de Dios. También expresamos nuestra humildad. Reconocemos que no necesitamos conocer todas las soluciones a todos nuestros problemas. Reconocemos que não necesitamos saber todas as respuestas a todas as nuestras preguntas. Solo pedimos sabre o suficiente para dar o siguiente paso en nuestras vidas. Al final de la reunión espiritual, me di cuenta de cuán cierto es esto para LGBTQ + mormones.

Encontrando nuestra propia luz

Como LGBTQ + mormones, existimos en un lugar de conflto. Hay un Plan de Salvación que entendemos conducirá a cualquier hombre ou mujer fiel a la presencia de Dios. Es un plan simple, bien definido. Todavía recuerdo que lo enseñaba dibujándolo en un papel mientras explicaba cuando era misionero. Se bien cada persona se enfrenta a sus propias pruebas, o plano inclui uma forma de superar esas pruebas. Comprender el plan ayuda a muchos a vivir una vida feliz y saludable. Muchos se refieren a este plano como o Plan de Felicidad. Infelizmente, para LGBTQ + mormones, el plan no es tan simple. Para muchos de nosotros, el plan causa infelicidad.

La Iglesia SUD ya no cree que ser gay, lesbiana ou bissexual sea una opción. No embargo, el plan que nos han enseñado no ha cambiado. Hemos visto algunos cambios positivos. Pero, esto es poco consuelo para los mormones LGBTQ +. La Iglesia todavía enseña que deben negar la atracción y / o su identidad. Para la mayoría de los Santos de los Últimos Días, el matrimonio y la familia filho el núcleo de su fe y felicidad. La Iglesia les pide a los miembros LGB que se nieguen a sí mismos este mismo tipo de felicidad. Esto nos obliga a tomar decisiones difíciles. A veces terminamos teniendo que elegir entre nuestra fe y vivir una vida honesta y feliz. Algunos eligen el celibato. Algunos optan por entrar em matrimonios de orientación mixta. Algunos no pueden seguir siendo miembros de la Iglesia pero continúan asistiendo. Algunos encuentran que tienen que alejarse completamente de la Iglesia. Hay muchos caminos que tomamos, pero todos estos caminos comienzan sin saber dónde encajamos en el plan.

Este estado de no saber dónde encajamos en el plan nos obliga a buscar nuestras propias verdades como individuos. Tenemos que determinar el mejor camino para nuestro bienestar físico, espiritual y mental. Tenemos que ganar nuestra propia luz y conocimiento. Devemos permitir que nuestras verdades iluminen nuestros propios caminos, y las verdades de los demás iluminen las suyas.

Miedo y Fe

«Sigan adelante con fe» fue la última lección del año en el Sacerdocio y la Sociedad de Socorro. La lección se enfocó en superar el miedo con fe. Dentro de la lección había una historia del presidente Hinckley:

«Hace mucho, trabajé para una compañía ferroviaria cuyas vías atravesaban túneles en [las] montañas. Yo viajaba en tren con frecuencia. Era la época en que había locomotoras de vapor. Aquellos gigantes de las vías eran enormes, rápidos y peligrosos, ya menudo me preguntaba cómo tenía valor el maquinista para hacer el largo viaje de noche. Entonces llegué a darme cuenta de that no was un solo viaje largo, sino una serie constante de viajes cortos. La locomotora tenía un focus potente que iluminaba el camino a una distancia de 350 a 450 metros. O maquinista veia solo esa distancia y era suficiente, debido a la tenía constantemente delante de él durante todo o noche hasta que rayaba el nuevo día… »

Como LGBTQ + mormones, enfrentamos mucha incertidumbre. Muchos de nosotros enfrentamos diferentes grados de miedo. Hay muchas cosas que tenemos que decidir por nosotros mismos. Podemos vencer esos miedos con fe. El plan para nosotros no es tan simple o bien definido como lo es para todos los demás. No creo que esto signifique que somos menos amados por nuestro Padre Celestial. Creo que todavía desea que regresemos a Él y recibamos todo lo que tiene reservado para nosotros. É possível que nenhum podamos ver todo el viaje. Pero, si buscamos la luz suficiente como para dar un paso adelante, movernos a través de la oscuridad de nuestras incertidumbres, creo que llegaremos a donde necesitamos estar.


¿Sabe alguna historia que le gustaría compartir con los lectores de Afirmación? Nos encantaría recibir sus comentarios y opinioes que estén en armonía con nuestra visão e valores de Afirmación. Por favor envíe sus aportes (en español) a [email protected]. Por favor recuerde que sus artículos pueden ser editados y corregidos antes de ser publicado.


 

Postado em:

Receba o boletim eletrônico da Afirmação com conteúdo como este em sua caixa de entrada!

  • Este campo é para fins de validação e não deve ser alterado.

1 comentário

  1. Juan Pablo Olivera Rodríguez em 07/01/2018 às 11:21 PM

    Realmente yo pasé por todo lo descripto aquí, nací gay, afeminado, y en la adolescencia descubrí a Dios y al mismo tiempo que sentía atracción hacia el mismo sexo y que esto era malo, busqué la “cura” en todas as religiões, entre ellas católica y evangélica, sin éxito, viví una vida promiscua, debido a que estaba obligado a vivir mi sexualidad a oscuras, y siempre viví en esa dicotomía entre la fe y la homossexualidad, pasaron algunos años, y el Evangelio golpeó mi puerta, me confesé , me arrepentí, me bautice, y servi en una misión de tiempo completo, regresé, me case en un matrimonio mixto, y luego de 13 años y más preciso 7 de celibato matrimonial, pedí el divorcio, y soy miembro excomulgado Sud.
    Hoy tengo una pareja, un hombre, pero pese a que todo parece ordenarse, y vivo honestamente, teniendo el aprecio de familiares y amigos, incluso la amistad de mi ex esposa, pues siempre fui lo más honesto possível, sin embargo sigo en esa dicotomía entre la fe y mi comportamiento sexual.

Deixe um Comentário