Saliendo del closet (Un joven exmisionero comparte su historia)

outubro 30, 2016

gay byuPor Josh DeFriez

Traducción: Israel Flores Alvarez

Ayer me senté con uno de mis profesores para hablar de historia económica. Después de discutir brevemente el declive de los Países Bajos a mediados del siglo XVIII, se detuvo y me preguntó lo que quería hacer con mi vida. Le dije que no lo sabía, y discutimos las posibilidades de un título de posgrado en historia económica. Le dije que yo estaba interesado en China porque serví en una misión en ese país, y luego hizo una pausa. “Obviamente, eres Mormón”, dijo el profesor de manera casual. Y luego, en un tono igualmente franco, dijo, “y eres gay.” Me sorprendió. ¿Cómo lo sabía? Pensé rápidamente como lo habría averiguado, puesto que todo mundo lo conocía y me cuestioné que le habían dicho. Le pregunté cómo lo sabía, y me dijo que él lo había imaginado. Me sorprendió bastante, porque no pensé que todo era tan obvio.

Y eso me hizo pensar. Este profesor al azar que sólo conozco desde hace unos meses sabe más de mí que muchos de mis amigos y miembros de la familia. Después de un poco de reflexión, decidí que era hora de salir realmente fuera del armario una vez por todas y abogar abiertamente por las personas LGBT. Al enterarse de que soy gay es probablemente sorprendente para muchos. Incluso puede ser chocante para algunas personas, y es probable que haya mucha gente que lo veía venir. Voy a esforzarme hoy por contar mi historia lo mejor que pueda, pero primero quiero decir por qué estoy haciendo esto.

A menudo escucho a la gente decir que les molesta cuando la gente sale del armario públicamente en Facebook. Es su propio asunto, dicen, y no deben sentirse obligados a compartirlo con el mundo. Pero yo me siento obligado. Y no porque piense que mi orientación sexual es asunto de todos, sino más bien porque continuamente estoy sorprendido por la brutalidad e intolerancia de nuestra cultura. Escribir en mi página de Facebook es mi manera de invitar a todos los que conozco a reconsiderar su forma de pensar acerca de este tema y que por favor reconsideren la forma de hablar de ello. Las estimaciones varían, pero entre el 5-10% de la población es homosexual. Eso significa que si hay 300 personas en su barrio, en algún lugar, entre el 15 y el 30 de los mismos exclusivamente experimentan atracción hacia personas del mismo sexo. Están dispersos a través de los quórumes del sacerdocio,  la sociedad de socorro, y las reuniones sacramentales. Y mucho más a menudo de lo que se piensa, las cosas que la mayoría de miembros dicen son hirientes, simplemente debido a la ignorancia.

Así que ahora que he explicado por qué estoy haciendo esto, pasemos a mi historia.

La primera vez que oí la palabra “gay” estaba en la escuela. Pensé que quería decir algo así como “estúpida” o “tonto”. Un día decidí llamar a mi hermana, gay, debido a algo que hizo, y ella me observó aterrorizada. Se me explicó después que la palabra tenía un significado mucho más que un simple “estúpida.” De acuerdo a ello, gay se refería a, que dos chicos o dos chicas se atraían el uno al otro en la misma manera que los hombres y las mujeres tenían que gustarse el uno al otro. Y a partir de entonces, construí una respuesta emocional automática al concepto de “Gay”, la cual catalogaba la homosexualidad como repugnante.

boy pool swimmingSe pueden imaginar lo terrible que fue cuando empecé a sentir atracción sexual por los chicos. Todo lo que podía pensar era en lo terrible, y en lo malo que eso era. La primera vez que realmente me llamó la atención un chico fue en mi primer campamento scout. Había socorristas que eran mucho mayores que nosotros, y se la pasaban nadando en el lago todo el día. Cada vez que íbamos a nadar, mi mirada se perdía en uno de ellos. Al principio no pensé nada acerca de él, pero cuanto más lo miraba, más me daba cuenta que algo en mi estaba mal. No fue hasta unos meses más tarde, sin embargo, que por primera vez conecte mis sentimientos a la atracción física. Era el comienzo del octavo grado, y yo había conocido a un chico en una de mis clases que hizo que tuviera esos mismos sentimientos. Entonces en una de las reuniones de los exploradores, fuimos a nadar a la piscina municipal. Y ese chico estaba allí. Al verlo y experimentar esos sentimientos de nuevo, me di cuenta de lo que estaba ocurriendo. Fue así como se suponía que me debía estar sintiendo por las chicas. Las lágrimas llenaron mis ojos, y en mi cabeza comencé el mantra silencioso de “No soy gay. No soy gay. No soy gay”. No podía ser gay. Porque para mí, estos sentimientos eran horribles. Era malo ser homosexual.broken-rainbow-heart-gay

Es imposible para mí explicar de una manera exacta cómo era mi vida en la secundaria y en la preparatoria. No quiero con esto, provocar lástima, sino que espero crear conciencia de lo que es para las personas LGBT crecer en el mundo heterosexual. Es algo que te derrumba. Te hace creer profundamente que hay algo que no está en armonía con tu vida, porque la realidad en la que vives y la realidad que experimentas son completamente diferentes, y el abismo que los separa se llena con una disonancia que hace cuestionar el propósito mismo de todo. No podía disponer de una comprensión de lo que era despertar cada mañana e ir a la escuela sabiendo que todos a mí alrededor tenían algo que yo nunca podría tener o experimentar y me sentía tan mal. Pero sé que cada uno tiene un dolor profundo, y no soy tan ingenuo como para pensar que el mío es mayor que el de cualquier otra persona. Pero es diferente. Y expresar las diferencias en la manera en que experimentamos la vida es importante.

Por supuesto, hubo momentos de luz a lo largo de todo. Y yo aprendí a confiar en Dios, y estoy muy agradecido por ello. Durante mucho tiempo deseé  volver atrás y volver a vivir mi vida sin sentirme atraído por los hombres, pero llegó un momento en que me di cuenta que mi dolor es lo que había dado forma a la persona que era, y me sentí agradecido por ello. Nunca borre lo que he pasado.

Mi último año de secundaria fue especialmente duro. Hubo una noche, donde me dirigía a casa en autobús, de una actividad de la escuela, y yo estaba completamente consumido por todo. No podía dejar de pensar en lo improbable que era que yo llegara a casarse, y lo mal que parecía una vida de celibato. Yo no quiero pasar mi vida solo, pero parecía que iba a tener que hacerlo.

bible-reading-integrity-spiritualEl método más común de las personas LGBT para soportar dentro de la Iglesia es aumentar la rectitud personal como un esfuerzo para cambiar su orientación. Ese es el enfoque que tomé durante mucho tiempo. Pensé, si puedo leer las Escrituras suficiente… si puedo orar sin cesar… si puedo ser lo más justo posible, entonces Dios seguramente me lo quite. Hubo un tiempo en mi último año cuando decidí ayunar una vez por semana hasta que las atracciones se fueran. Nunca lo hicieron. Y por más que lo intentaba, no podía sentir nada por las niñas.

La noche de graduación de la escuela secundaria fue una de las noches más difíciles, emocionalmente hablando que jamás haya tenido. La escuela había terminado. El resto de mi vida me estaba mirando a la cara. Y yo no quería hacer frente a mis problemas. Quería huir de ellos. Quería que se fueran y que no volvieran nunca más. Pero no importa cuánto lo intentara, no podía escapar de mí mismo.

Salí a la misión seis meses más tarde. Y estaba tan emocionado por salir. Me encantó mi misión. Me encantó la gente y las diversas experiencias. Me encantó compartir con las personas que importaban y ayudarlos con sus problemas. Pero seguía siempre atormentado por el demonio aparente de mi atracción a los hombres. Llegó a ser tan esperanzadora la ilusión de que la misión, me ayudaría a cambiar y que yo sería capaz de volver a casa y casarme y tener una familia. Cada vez que todo se hacía demasiado difícil de soportar, me gustaba imaginar una vida futura liberado de la atracción a los hombres, en la que podía ser libre para experimentar la vida que siempre me habían enseñado como la única manera correcta de ser.

En los primeros seis meses después de regresar a casa de la misión, intentado tanto como pude, salir con chicas. Pero yo no podía forzar algo que no siento. Me sentía incómodo, forzado, y sobre todo, sentía que les estaba mintiendo a ellas y a mí mismo. Pensé, “tal vez si encuentro a la persona adecuada por fin voy a ser capaz de sentir algo”. Pero seguí con la sensación de vacío. Hice todo lo posible para enterrar mis pensamientos y sentimientos, pero mis pensamientos y sentimientos no podían ser silenciados. No me dejarían en paz.

yo en voz altaTodo se vino abajo para mí en una tarde de domingo. Yo estaba viajando en tren con un amigo increíble, Kelsey White, viajábamos de Beijing a Qingdao en China. Estaba escuchando un discurso de la Conferencia General, y de repente me sumí en una profunda depresión. Todo lo que podía pensar era en lo frustrado que estaba con mi vida y como no quería vivir el resto de ella solo. A la noche siguiente, Kelsey y yo nos quedamos hasta tarde en la playa de Qingdao hablando, y él siendo sincero conmigo me preguntó si yo era gay, y yo en voz alta protesté. No podía identificarme como homosexual, porque en mi corazón “gay” todavía significaba “malo”, “sucio”, “repugnante”.

Durante los siguientes días, no pude dejar de pensar en mi charla con Kelsey. Y me pesaba cada vez más. Entonces, una noche en mi habitación de hotel, me encontré con un video de una organización llamada “It Gets Better”. Hubo un fragmento cuando uno de los chicos que aparece en la grabación dijo que él preguntó a Dios si él estaba destinado a ser gay, y él describió la paz que sintió. Me eché a llorar, y sentí mucha calidez en el corazón, una sensación de profunda paz. Y así, oré y le pedí a Dios que me dijera si estaban bien los sentimientos que tenía. Sentí profundamente que Dios estaba diciendo, rotundamente, sí. Que me había creado esta manera por una razón, y que yo estaba bien y que todo estaría bien.

Finalmente me sentí en paz con lo que yo era. Pero no estaba preparado para enfrentar lo que se avecinaba. Empecé a imaginar decirles a mis padres, mi familia, mis amigos, y eso fue muy difícil de manejar para mí. Pasé mi tiempo en China profundamente deprimido y sin poder dejar de pensar en ello.

depresionVolví y empecé un semestre intensivo, y trate en la medida de lo posible dejar los problemas a un lado por un tiempo. Cerca de cinco semanas más tarde, sin embargo, en un viaje con un grupo de compañeros de clase a Europa, sentí de pronto a la depresión apoderándose de mí, fue mi momento más bajo. Sentía como cada día había un dolor sordo a mí alrededor, al imaginar que si las personas que me rodeaban sabían quién era yo, ellos nunca me aceptarían. Afortunadamente, yo estaba con un increíble grupo de personas, y muchos de ellos se dieron cuenta de lo que ocurría y se acercaron a mí, lo que demostró que estaba completamente equivocado. Pero sabía que algo estaba mal, y que si yo iba a vivir una vida sana, algo tenía que cambiar.

Unas pocas semanas después de llegar a casa desde Europa, leí un texto de Ralph Waldo Emerson titulado “Self-Reliance” (“Autosuficiencia”). El cual cambió completamente mi vida. El ensayo es sobre autosuficiencia emocional y la necesidad de estar en paz con uno mismo, así como vivir con honestidad e íntegramente. Había un párrafo que cambió la perspectiva de mi visión de las cosas. Emerson escribió acerca de cómo a menudo utilizamos nuestras buenas acciones como disculpas para compensar las cosas malas que hemos hecho o por alguna insuficiencia profunda que creemos que hay en nosotros mismos. Y pensé: “mi vida no es una disculpa, es una vida.” Me di cuenta de que durante mucho tiempo, había estado viviendo una disculpa. Estaba tratando de disculparme con el mundo por algo que nunca he elegido. Y decidí que era hora de cambiar eso. Yo quería vivir una vida, después de mucha oración, sentí que tenía que empezar a sincerarme con la gente. Y así comencé con mis más cercanos amigos y mi familia, y me sorprendió la ayuda y el apoyo que me brindaron.

Durante este tiempo, y sobre todo durante las vacaciones de invierno, empecé a hacer un montón de investigación sobre la iglesia y la historia de sus políticas y prácticas hacia la homosexualidad. Me di cuenta de que hay un problema profundo en las actitudes culturales, las políticas actuales, y ciertas doctrinas. Lo que me impresionó más fue la alta tasa de suicidio entre los jóvenes LGBT en la iglesia. Yo estaba francamente disgustado por la forma en que los líderes de la iglesia habían abordado el problema en el pasado. Y así empecé el proceso de cuestionar profundamente todo lo que había asumido.

felicidadEste proceso de cuestionamiento ha sido doloroso, pero esclarecedor, y me siento más feliz y más en paz de lo que nunca he estado. He descubierto que no estoy solo. De hecho, la mía es una de muchas historias que he oído. Hay tantos cuyo dolor era tan grande hizo que terminaran con sus propias vidas. Hay otros cuyas familias los han rechazado por completo (haga un poco de investigación sobre los adolescentes LGBT sin hogar en Salt Lake City, y sabrá a qué me refiero). Hay muchos que no tienen a la familia y los amigos con los que he sido bendecido.

La primera vez que tuve la idea de compartir públicamente mi historia hace unos cuatro o cinco meses, al orar y reflexionar sobre lo que debía hacer con mi vida, sentí profundamente la necesidad de compartir este mensaje, porque hay mucha gente en nuestra comunidad que está viviendo su propia lucha. Yo he estado allí; sé cuán profundamente doloroso es. Y quiero llegar a ellos y hacerles saber que no están solos. Quiero invitar a todos a cuestionar sus suposiciones acerca de la homosexualidad y la religión. La imagen es mucho más complicada y matizada de lo que suele aparecer en el diálogo entre los miembros de la iglesia, pero este proceso de esclarecimiento nos brinda una mayor comprensión y nos quita un peso enorme de encima.joshdefriez

Puedes leer el original en inglés aquí

Postado em:

Inscreva-se para receber conteúdo como este em sua caixa de entrada!

  • Este campo é para fins de validação e não deve ser alterado.

2 comentários

  1. carlos em 01/11/2016 às 1:21 PM

    yo tambien tuve el mismo problema , pero gracias a Dios el respondio mi oracion , paso mucho tiempo claro, pero halle la respuesta q si pude cambiar, todos mis sentimientos , mis emciones , todo lo cambio el jesuscristo, a mi me parecio q era inutil esfrozarme q no conseguiria nada, pero al fin lo consegui, me siento feliz el q dios me haya cambiado, sentia mucha lastima de mi mismo de lo q era antes, ahora encontre la respuesta q necesitaba , dios cambio mi vida y tambien puede cambiar la suya , todo es posible para El,

  2. Carlos em 17/04/2017 às 2:51 PM

    Me encanto, y realmente sirven mucho post como este.

    Te ayudan a subir los animos y conocer un poquito mas de los esfuerzos de otras personas y saber que realmente hay mas que pasan por lo mismo que uno.

Deixe um Comentário