La opinión de un Rebe judío heterosexual sobre los (supuestamente) textos homosexuales en la Biblia hebrea

31 de agosto de 2001

Tora

por Reb Gershon Caudill, el Rebe Ecokosher

Este artículo se extrajo de archivos de Internet y se publicó originalmente en 2001. Se han realizado algunas ediciones y actualizaciones al texto original. Es posible que la información que este artículo trata como actual esté desactualizada y se anima a los lectores a verificar con fuentes más recientes. Si cree que se debe actualizar este texto, por favor déjanos saber.

He recibido correos electrónicos de personas que se oponen a mi método de ver los textos hebreos tradicionales en relación con el tema de la homosexualidad, porque elijo luchar con los textos para demostrar que es posible que el método tradicional de verlos sea no es el único método legítimo para ver textos.

Es interesante que hay quienes optan por seleccionar varios textos de la Torá porque suponen que los textos apoyan una cierta forma de fanatismo fundamentalista que es corriente entre el elemento supuestamente más religioso de nuestra población. Estas personas ignoran cualquier texto o tradición que mitigue o disuelva ese fanatismo.

Durante siglos, algunos judíos y cristianos fundamentalistas han enseñado que la Torá apoyaba la esclavitud, la subyugación de la mujer al papel de mera propiedad, el asesinato de mujeres sospechosas de ser brujas y, ahora, la opresión de gays y lesbianas.

Así como los teólogos cristianos y judíos de hoy señalan que la Torá NUNCA apoyó la esclavitud, la subyugación de mujeres o el asesinato de brujas y hechiceros, también los teólogos del mañana nos dirán que aquellos que arrojaron las primeras piedras a los gays y lesbianas de hoy " no eran los verdaderos cristianos (o judíos religiosos) ". Y tendrán razón, así como tienen razón cuando nos dicen que los cruzados que marcharon por Europa quemando y asesinando judíos “no eran los verdaderos cristianos” aunque estaban siendo dirigidos por sacerdotes piadosos y obispos de la Iglesia que les decían que la matanza de judíos era lo que Cristo quería de ellos. Hoy en día, es difícil para nosotros mirar atrás y decir quiénes eran realmente los cristianos "verdaderos". ¿Qué veremos desde la perspectiva del mañana?

Digo que hagamos lo correcto y que no seamos culpables de oprimir a nuestros hermanos y hermanas gays y lesbianas, incluso si nosotros, que no somos gays o lesbianas, no comprendemos totalmente las razones de esa forma de comportamiento.

La ciencia genética moderna ha demostrado que la homosexualidad es el estado natural del ser de algunos seres humanos. Si ese es realmente el caso, y creo que lo es, basado en los estudios científicos publicados en Internet por científicos genéticos actuales conectados con universidades prestigiosas, entonces es Dios quien es responsable de la condición de la homosexualidad, así como es Dios quien es responsable de la condición de heterosexualidad. Decir que la homosexualidad es un comportamiento desviado es decir que Dios cometió un error.

El rabino Ted Alexander (conservador) dice que “así es como Dios los ha creado, y si Dios los ha creado de esta manera, estoy dispuesto a darles las bendiciones. Además, cualquiera que tenga alguna duda en dar bendiciones a personas del mismo sexo no debe decir el Salmo del sábado: '¡Cuán grandes son tus obras, oh Dios!', Porque eso incluye a todos ”.

Dentro de la Torá parashiot de Achare Mot-Kedosheem se encuentran los versos que han sido utilizados durante al menos dos mil años, por judíos y cristianos, para perseguir a una parte de la población humana. Estos son:

Levítico 18:22 dice: "V'et zachar lo tishkav mishk'vey eeshah toeyvah hee". No te acuestes con un hombre como lo harías con una mujer, ya que esto es una abominación.

Este versículo y Levítico 20:13 (en Parashat Kedosheem) son versículos en el hebreo Tanakh (Biblia) que supuestamente se cree que mencionan una posible forma de actividad homosexual masculina.

Mil años después de que estos versículos fueran registrados en Levítico, durante un período de tiempo histórico en el que los judíos estaban en contacto con una cultura griega europea que tenía una modalidad sexual abiertamente promiscua, se registran las primeras referencias talmúdicas a la homosexualidad como una perversión.

La pregunta es, ¿esto se refiere a la homosexualidad como una forma de expresión de amor entre dos hombres que viven en una relación monógama? ¿O esto se refiere a las relaciones homosexuales entre hombres que básicamente no están en una relación comprometida, pero que simplemente están siendo sexualmente permisivos? ¿O nuestro texto se refiere a los SACERDOTES y no a las prácticas sexuales cotidianas de los israelitas? ¿O el texto se refiere a la incapacidad de una persona para controlar sus impulsos sexuales diciéndoles que "controlen sus emociones, controlen sus funciones corporales"?

Como todos los pueblos indígenas, los judíos no estaban demasiado preocupados por la homosexualidad masculina, donde dos hombres vivían juntos en una relación sexual monógama. Como regla general, no recibió ningún aviso.

El Talmud no registra un solo caso de una persona que fue llevada ante el Sanedrín bajo el cargo de actividad homosexual.

Todas las autoridades judías halájicas están de acuerdo en que en ninguna parte de la Torá la Torá prohíbe los actos sexuales homosexuales por parte de mujeres.

En el siglo III d.C., el Talmud registra que el rabino Huna (la lluvia milagrosa que hace que el rabino) trató de legislar contra las lesbianas para casarse con un sumo sacerdote, un Cohen, pero sus colegas fallaron en su contra (BT Yevamot 76a). Dijeron que no estaba permitido prohibir lo que permite la Torá.

Si la Torá se refería a la homosexualidad en general, ¿por qué solo abordaría la actividad homosexual masculina y no también la actividad homosexual femenina?

En marzo de 2000, la 111a Convención de la Conferencia Central de Rabinos Estadounidenses, en representación de la Unión de Congregaciones Hebreas Estadounidenses, (Reforma), aprobó una Resolución sobre Oficio del Mismo Género mediante la cual resolvieron apoyar a un Rabino Reformado que realizaría rituales matrimoniales entre personas del mismo sexo. . También apoyaron el derecho de los rabinos a elegir no realizar rituales matrimoniales entre personas del mismo sexo.

Como Rebe judío flexodoxo, felicito a los rabinos reformistas por dar este importante paso hacia la plena igualdad religiosa judía en nuestras comunidades. Rezo por el día en que las otras comunidades de judíos pensaran; Conservadores y ortodoxos también siguen su ejemplo.

En el área de San Francisco, y supongo que en otras áreas del pensamiento intelectual progresista, algunos rabinos pertenecientes al movimiento conservador han comenzado a realizar matrimonios entre personas del mismo sexo. Los rabinos de las áreas de la Renovación y Flexodox del pensamiento judío también están realizando uniones del mismo sexo.

En el siguiente artículo, tengo la intención de dejar constancia de las razones por las que creo que las dos prohibiciones de la Torá que se cree que prohíben la homosexualidad no lo hacen con toda probabilidad, a pesar de que muchos rabinos escriben en apoyo de las prohibiciones.

El rabino Hayyim Palachi escribe que: “... la Torá le dio permiso a cada persona para expresar su opinión de acuerdo con su entendimiento ... No es bueno que un sabio retenga sus palabras por deferencia a los sabios que lo precedieron si encuentra en sus palabras una clara contradicción ... Un sabio que desea escribir sus pruebas contra los reyes y gigantes de la Torá no debe retener sus palabras ni suprimir su profecía, sino que debe dar su análisis como lo ha guiado el Cielo ".

El rabino Palachi señala que, aunque Rambam escribió con inspiración divina, muchos grandes sabios de su generación criticaron su trabajo. Hay numerosos ejemplos de estudiantes que refutan a sus maestros: el rabino Yehudah ha – Nassi no estaba de acuerdo con su padre; Rashba no estaba de acuerdo con Ramban; Los tosafistas no estaban de acuerdo con Rashi. El respeto por las autoridades del pasado no significa que no se pueda llegar a una opinión contraria. (Ver Hikekei Lev, vol. 1, OH 6 y YD 42.)

El rabino Marc Angel (un rabino ortodoxo sefardí, ex presidente de la Unión de Congregaciones Sefardíes y ex presidente del Consejo Rabínico Ortodoxo Moderno de América) escribe: “La diversidad de opinión es una realidad bien reconocida en la tradición judía.

El Talmud (Berakhot 58a) registra la regla de que se requiere hacer una bendición al ver una gran multitud de judíos, alabando a Dios que es Hakham ha-razim, que comprende la raíz y los pensamientos internos de cada individuo. "Sus pensamientos no son iguales y sus apariencias no son iguales". Dios creó a cada individuo para que fuera único; Esperaba y quería diversidad de pensamiento ". Buscando el bien, hablando de paz.

El rabino Hayyim David Halevi y el rabino Yaakov Emden dieron su opinión de que “un estudiante debe cuestionar las enseñanzas de sus rabinos lo mejor que pueda. De esta forma se aclara la verdad ”. (Ver Aseh Lekha Rav, 2: 61 y She'elot Ya'avetz, 1: 5)

El rabino Halevi cita además a Rambam (Hilkhot Sanhedrin 23: 9), quien establece el principio de que En le-dayan ella mah she-enav ro'ot - "Un juez sólo tiene lo que ven sus ojos". En otras palabras, un juez debe basar su opinión únicamente en su propia comprensión del caso que está considerando. Ningún precedente legal lo obliga, incluso si es una decisión de tribunales más grandes que él, incluso de sus propios maestros ”.

En el judaísmo, enseñamos que TODA la Torá le fue dada a Moisés en el Monte Sinaí, y que incluso el Responsa más futuro de un futuro Rabino fue incluido en esa Revelación.

No cambiamos las enseñanzas pasadas arbitrariamente, sino que examinamos las necesidades presentes, miramos todas las enseñanzas pasadas sobre el tema, inspeccionamos de cerca los significados internos de cualquier material textual que sea relevante para determinar si podemos deducir una nueva y "verdadera ”Significado de los textos, y con una oración hacia el concepto de unificar al pueblo judío para que perdure en las generaciones venideras, hacemos lo que hay que hacer.

La Torá registra el mandato en contra de agregar o quitar la intención de la relación del Pacto (Deuteronomio 4: 2 y 13: 1), no sea que la naturaleza de la relación del Pacto tome un significado diferente. Los rabinos que necesitan asegurarse de que todas las reglas y juicios pendan de al menos un hilo de la Ley de la Torá, se esfuerzan por mantener las reglas dentro de la Halajá (el camino) de la Torá.

En relación con esto, examinemos el texto de Levítico 18: 22 "V'et zachar lo tishkav mishk'vey eeshah toeyvah hee". No te acuestes con un hombre como lo harías con una mujer, ya que esto es una abominación.

Primero, sobre la base de la enseñanza en la Sifra, sobre Levítico, (Baraitha d'Rabbi Ishmael), “Rabí Ismael dice: La Torá se interpreta por medio de trece reglas (Rabee Yishmael omer: B'shalosh esrey midoth haTorah nidrasheth) , ”No estoy convencido de que los pasajes bíblicos (aquí en Levítico 18:22 y también en Levítico 20:13) se refieran a la actividad homosexual que está dentro de una relación monógama, estable y amorosa. No estoy convencido de que el texto levítico se refiera a la homosexualidad en absoluto.

Rabí Ismael afirma como su cuarto método de exposición de la Torá: Cuando una generalización es seguida por una especificación, solo se aplica lo que especifica (“Miklal u'frat”). La generalización es el texto "Un hombre no se acostará con un hombre ..." La especificación es el texto "... como lo haría con una mujer". Por lo tanto, soy de la opinión, basado en la ubicación de la prohibición dentro del texto bíblico y el contenido de los textos mismos, que los textos han sido muy mal entendidos.

Creo que los textos realmente se refieren a la promiscuidad sexual, que es el uso de otros, incluidos parientes, animales y miembros del mismo sexo, para satisfacer los impulsos animales de la lujuria sexual, no la actividad sexual en una modalidad positiva. La pista son las palabras "... como lo harías con una mujer" y su relación dentro de los textos que prohíben el incesto y el sexo con animales.

No es la práctica homosexual normal que un hombre se acueste con otro hombre como si estuviera acostado con una mujer. De hecho, si un hombre pensara en su pareja sexual como si fuera una mujer y no un hombre, no sería una relación homosexual, ya que una de las partes involucradas FINGUIR que la persona con la que se acuesta es una mujer. . En realidad, es una situación sexual permisiva en la que, al principio, el hombre no tiene control sobre sus emociones sexuales, sino que utiliza a otros para satisfacer sus deseos sexuales. La Torá advierte a este tipo de personas que ciertos tipos de comportamiento sexual no están permitidos.

En segundo lugar, la Torá comienza el capítulo 18 haciendo que YHVH – Dios diga “¡Soy YHVH tu Creador – Fuerza! No debes seguir las prácticas de Egipto donde viviste, ni de Canaán, donde te llevaré. No sigas ninguna de sus costumbres ".

¿Cuáles eran las prácticas "homosexuales" de las personas que vivían en Egipto y en Canaán en el siglo XIV a. C.? Las prácticas a las que se hace referencia son las de comportamiento sexual promiscuo de culto.

Según Filón (Alejandría del siglo I d. C., filósofo judío egipcio); “Ellos (los sacerdotes del templo) se dedicaban a beber profusamente licor fuerte y comer delicadamente y formas prohibidas de coito. No sólo en su loca lujuria por las MUJERES violaron el matrimonio de sus vecinos, sino también los hombres montaron a los varones… Luego, poco a poco acostumbraron a los que eran por naturaleza hombres a someterse a representar el papel de mujeres… ”. (Sobre Abraham, Capítulo 26, páginas 134-136). Esto es, nuevamente, una sustitución del cuerpo masculino por un cuerpo femenino en la actividad sexual masculina por masculina. No es homosexualidad.

El pasaje de Génesis 19 que se usa para dar la nomenclatura de sodomía al sexo homosexual (del siglo XVII o XVIII a. C.) en realidad no se refiere a un acto de sexo consensual o incluso al sexo homosexual en absoluto, sino a un acto de la degradación sexual y la violación masculina, como también lo hace el pasaje de Jueces 19:22. Estos son actos de violencia cometidos por partes que buscan mostrar su odio hacia aquellos a quienes están degradando. No es un acto de amor o de cariño.

Los prostitutos masculinos de 1 Reyes 14: 24, 15:12, 2 Reyes 23: 7 (proscrito en Deuteronomio 23:18) se describen en el Talmud (BT Sanedrín 54b) como proporcionando sexo homosexual. Sin embargo, Targum Onkelos lee el texto de una manera que muestra que proporcionaron sexo a las mujeres visitantes de los templos idólatras. Por lo tanto, hay alguna pregunta en el Targum Onkelos si estos prostitutos masculinos estaban proporcionando sexo homosexual o si estaban proporcionando sexo heterosexual a mujeres.

En cualquier caso, las violaciones masculinas de Génesis y Jueces, y la actividad sexual masculina promiscua de I y II Reyes no describen relaciones homosexuales monógamas, amorosas y cariñosas, como tampoco el caso del incesto de las hijas de Lot describe a heterosexuales monógamos, cariñosos y cariñosos. relaciones.

Ahora veamos la evidencia interna, las palabras "toeyvah hee", traducidas como "una abominación" o "una perversión repugnante".

La palabra toeyvah se usa para describir tres categorías de acciones en la Torá como "abominaciones" o "perversiones repugnantes". Estas son leyes sobre la idolatría (como en Deuteronomio 17: 4), leyes sobre el consumo de especies animales prohibidas (como en Deuteronomio 14: 3) y leyes sobre las prohibiciones sexuales masculinas (como en Levítico 18 y 20), que incluyen relaciones incestuosas, bestialidad y sustitución del mismo sexo.

Encontré la palabra toeyvah (o una forma de la palabra) usada más de 100 veces en la Biblia hebrea (Tanakh).

Se usa 26 veces en la Torá; 2 veces en Génesis; 1 vez en Éxodo; 6 veces en Levítico; 0 veces en números; y 17 veces en Deuteronomio.

Está en los Profetas Mayores 57 veces. 5 veces en 1 y 11 Reyes, 3 veces en Isaías, 8 veces en Jeremías, 1 vez en Malaquías y 41 veces en Ezequiel. No se encuentra en absoluto en los Doce Profetas Menores.

En los Escritos, se encuentra una vez en los Salmos y veinticinco veces en Proverbios. El resto está esparcido en Ezra y II Chronicles.

Ahora, en cuanto a las leyes en torno a la idolatría, considerada una toeyvá en la Torá, hay muchos en la comunidad judía que ven en la descripción de la Trinidad cristiana puntos de vista idólatras, pero representan una opinión minoritaria. La mayoría de los halájistas rabínicos no ven el concepto cristiano de la Trinidad como idólatra.

Incluso el punto de vista cristiano-mormón de Dios como un cuerpo de carne y hueso no los califica como idólatras a los ojos de la mayoría de las autoridades halájicas. Ciertamente, no hay autoridades dentro del judaísmo de línea principal que considerarían cualquiera de las creencias cristianas o musulmanas como "una perversión o abominación repugnante".

El comer de especies prohibidas de animales, aves y peces, así como comer un cabrito cocinado en su leche materna se considera toeyvah en Deuteronomio 14: 4, así como comer sangre (prohibido incluso en la primera comunidad judía-cristiana, ver Hechos 15:20 y 29. Se cambió en la comunidad cristiana primitiva en virtud de una "revelación" del liderazgo del grupo. Los adventistas del séptimo día y muchos otros grupos observadores de la comida bíblica no estarían de acuerdo en que la Visión de Pedro tenía la intención de anular las leyes que prohíben el consumo de determinadas carnes y pescados (su opinión se considera la OPINIÓN MINORITARIA).

Sin embargo, los judíos no obligamos a ninguna otra religión a la observancia de las leyes de la Torá, que fueron dadas específicamente al pueblo judío y sus descendientes, incluidos los conversos. Esto es con la posible excepción de las siete leyes de Noé, y existe una disputa entre las autoridades halájicas en cuanto a qué siete leyes los no judíos deben observar SI de hecho se les exige que observen alguna ley de la Torá.

En realidad, es una vergüenza que algunas personas no iluminadas usen el pasaje de Levítico para "probar" que la homosexualidad está mal, ya que los rabinos en la gemara (tratado Yevamot) dicen específicamente que ese pasaje se refiere a un andrógino, no al sexo masculino-masculino.

Dado que las interpretaciones de los rabinos son la base de la halajá, cualquiera que afirme que el judaísmo está en contra de la homosexualidad basándose en ese pasaje es simplemente incorrecto.

Entre los judíos, ninguno en las comunidades reformistas, renovadoras o reconstruccionistas diría de aquellos que no observan las leyes kosher bíblicas, que estaban cometiendo un acto que era "una perversión repugnante", incluso si era un acto de comer cerdo o mariscos. . (Al menos, no lo dirían públicamente). Es probable que más judíos en los movimientos anteriores se refieran a comer cualquier animal, incluso un animal kosher, como una perversión repugnante, debido a su celo misionero fuera de lugar por el vegetarianismo.

Nuestra segunda parashá Kedosheem, incluye el versículo que el Rebe de Nazarener, Jesús, llamó "El Segundo Mandamiento" (Mateo 22:39), "Debes amar a tu prójimo como a ti mismo, Yo Soy es YHVH (Dios)". (Levítico 19: 18b).

Si no desea que le hagan nada, no le haga lo mismo a otro. Crea karma que se te devuelve eventualmente.

La forma en que juzgas a los demás es la misma vara de medir que se convierte en tu vara de juzgar. Es fácil juzgar según el rigor. Es difícil juzgar con amor e indulgencia.

El rabino Hillel se lo dijo de esta manera a un prosélito: “Todo lo que sea odioso para ti, no se lo hagas a otro. Esta es toda la enseñanza de la Torá, todas las demás palabras son comentarios sobre este versículo ".

Rabí Akiba declaró que "'Amarás a tu prójimo como a ti mismo' es LA regla fundamental de la Torá".

El rabino Ben Azzai dijo que esta "Ley del Amor" es la regla fundamental de la Torá siempre que se viva en conjunto con "Este es el Libro de las Generaciones de la humanidad". El día que Dios creó a la humanidad, a semejanza de Dios creó a Dios la humanidad ". (Génesis 5: 1) Como todos los seres humanos fueron creados a la imagen intelectual del Dios Divino, tienen derecho a ser tratados con amor y respeto.

De hecho, los versículos 34 y 35 (de este mismo capítulo 19) declaran que “El extraño que resida contigo no será tratado de manera diferente al nacido en casa de tu propia gente. Lo amarás como a ti mismo; porque una vez fuisteis extranjeros en la tierra de Egipto. No usarás un conjunto diferente de reglas para juzgarlo, ni diferirás en tus medidas y pesos ".

Con estos versículos como guía, no puedo entender por qué los judíos no pueden vivir con árabes en Israel; por qué los llamados “religiosos” no pueden convivir con gays y lesbianas con respeto; por qué los estadounidenses no pueden vivir con trabajadores migrantes centroamericanos y otros "extranjeros residentes" entre nosotros. ¿No podemos ver el arco iris de la humanidad del que formamos parte como Una Raza Humana? ¿No podemos entender que somos parte de un arco iris de caminos religiosos que son parte de la Unidad de Dios? (Miqueas 4: 5).

Este capítulo 19 de Levítico también nos prohíbe oprimir a nuestro prójimo, o robarle, o retener su salario más allá del día en que se supone que se le debe pagar.

Publicado en:

¡Suscríbete para recibir contenido como este en tu bandeja de entrada!

  • Este campo tiene fines de validación y no debe modificarse.

Deja un comentario