Con todo lo que obtienes, obtén comprensión

16 de marzo de 2006

por Don D. Harryman

Publicado originalmente en Gente peculiar: mormones y orientación hacia el mismo sexo. Este artículo se extrajo de archivos de Internet y se publicó originalmente en 2006. Se han realizado algunas ediciones y actualizaciones al texto original. Es posible que la información que este artículo trata como actual esté desactualizada y se anima a los lectores a verificar con fuentes más recientes. Si cree que se debe actualizar este texto, háganoslo saber.

Don Harryman

Don Harryman

No me crié en la iglesia, pero unos amigos me la presentaron en la escuela secundaria. Casi al mismo tiempo, mis padres se divorciaron y me fui a vivir con una familia mormona que se había interesado en mi vida. No necesariamente por esta asociación, sino por mi propia convicción personal de que el mormonismo era divino, me bauticé a los dieciséis años.

En mi vida antes del bautismo, siempre tuve la sensación de que era diferente, y en mi entrevista para el bautismo, me preguntaron sobre algo que siempre sospeché vagamente, pero que nunca entendí del todo acerca de mí mismo: que podría ser homosexual. La pregunta era discutible ya que no había tenido ninguna experiencia sexual de ningún tipo que me hiciera indigno del bautismo, y la descarté de mi mente.

No había tenido ningún entrenamiento o participación religiosa previa antes de unirme a la iglesia mormona, y abracé mi fe recién descubierta con energía. Encontré una gran satisfacción al participar en las reuniones de la iglesia, las actividades de los jóvenes y el seminario matutino. Mi intensa participación en la iglesia y mi falta de experiencia sexual antes de unirme a la iglesia me impidieron responder por completo a la persistente sospecha que surgió nuevamente; de hecho, ni siquiera entendí la pregunta, ya que no estaba realmente seguro de lo que era un homosexual. Me sentí aliviado cuando le confesé mi temor a mi obispo. Me aseguró que lo que tenía que hacer era seguir saliendo con chicas, participar plenamente en la actividad de la iglesia y seguir los mandamientos.

Con esa seguridad, vertí energía renovada en las actividades de mi iglesia, el trabajo escolar y la vida social, que incluía amistades tanto con niños como con niñas. El gusto o desagrado por las mujeres no era el problema; me gustaban las chicas y tenía muchas amistades con ellas en la escuela y la iglesia. Probablemente mis mejores amigas eran mis hermanas. Viviendo en la subcultura mormona como lo hice, la única interacción social aceptable con otros niños o niñas que tuve fue no sexual. En esas circunstancias, fue fácil para mí ignorar los sentimientos sexuales que tenía por los hombres e interpretar las amistades que sentía por las mujeres como atracción sexual.

En el otoño de 1969, me gradué con honores de la escuela secundaria y me puse en camino para BYU, la única universidad que consideré o solicité. Me sentí bien, seguramente era el mejor lugar para prepararme para el tipo de vida que quería, y durante ese primer año, así fue. Disfruté de mis clases, mis actividades sociales y la participación con mi barrio estudiantil. Si alguna vez pensé en algún sentimiento homosexual, fue sólo fugazmente: estaba seguro de que iría a una misión, regresaría a BYU y me casaría.

Mi llamamiento misional a Japón llegó en el otoño de 1970. Durante la semana que pasé en la antigua casa misional en Salt Lake City, escuchamos entre los muchos mensajes inspiradores que nos dieron varias Autoridades Generales de la iglesia, algunos aterradores sobre los males del pecado sexual impenitente. La palabra que apenas pude decirme se repitió varias veces. Se nos advirtió que la homosexualidad era un mal consumado, y cualquier persona que no se arrepintiera estaba condenada a una misión llena de oscuridad espiritual y fracaso. Estaba seguro de que tenían razón y, con el corazón acelerado, solicité hablar con el presidente de Mission Home. Al escuchar mi confesión, me aseguró que estaba involucrado en el más oscuro de los pecados. Pero después de interrogarme sobre casos específicos y personas con las que había estado involucrado, determinó que, dado que solo tenía sentimientos sexuales pero ninguna experiencia, estaba limpio y era digno de ir a mi misión. Aliviado, dejé Salt Lake City para la Misión de Capacitación de Idiomas en Hawái decidido a ser el mejor misionero que pudiera ser.

Amaba mi misión. Sobresalí en el idioma, disfruté de la mayoría de mis compañeros y desarrollé un verdadero amor por los japoneses y su hermoso y fascinante país. Encontré algunos aspectos de la vida misionera competitivos de una manera que se parecía más a lo que imaginaba que sería un campo de entrenamiento que a lo que debería ser una misión, y algunas veces las reglas interminables parecían duras. Pero mi misión fue una profunda experiencia religiosa y cultural.

Sin embargo, a veces, sentí sentimientos aterradores con una certeza ardiente e innegable. A veces sentí sentimientos intensos, convincentes y definitivamente sexuales por algunos hombres, especialmente por ciertos miembros de la iglesia y por ciertos compañeros con quienes también tenía fuertes lazos emocionales. Algunas noches del verano se destacan en mi memoria. Desperté del sueño, empapado de sudor por el calor del asfixiante verano japonés, por el sueño erótico que estaba teniendo y por las pasiones que sentía por mi compañero que dormía a mi lado. Seguí lo que ya era un patrón familiar y le confesé mis sentimientos a mi presidente de misión. Escuchó con paciencia y parecía incapaz de comprender lo que le estaba diciendo. Luego hizo lo más sabio que podía hacer una persona en su posición: como no había actuado de acuerdo con mis sentimientos, no podía haber castigo. Retuvo tanto el juicio como el castigo y me dijo que me amaba y apreciaba mis esfuerzos como misionero. El amor y el apoyo de mi presidente de misión y su esposa me ayudaron a terminar mi misión.

En noviembre de 1972 terminé mi misión y regresé a California con la creciente certeza de que era homosexual y nadie podía ayudarme a saber qué hacer. Después de trabajar en casa durante seis meses, decidí regresar a BYU; trabajé en Provo ese verano y formulé un plan. Mis repetidas entrevistas con los líderes de la iglesia no arrojaron nada. Sabía que tenía que encontrar otra solución.

Decidí que por primera vez en mi vida hablaría con un psiquiatra o psicólogo. No entendía la diferencia ni tenía idea de lo que hacía esa persona, pero mi creciente terror me obligó a tomar lo que parecía mi único curso de acción. Pensé que era la única persona con este problema, me sentía completamente solo con él. Habiendo leído en algún lugar sobre la Clínica de Psicología de BYU, busqué el anonimato de una cabina telefónica y, después de varios intentos que terminaron con colgar, completé la llamada.

La persona en la línea trató en vano de hacerme decir cuál era mi problema, pero simplemente no pude decirlo. En unas pocas semanas, el semestre de otoño comenzaría, me dijeron, y si volvía a llamar, podría hacer una cita para ver a un consejero. Posteriormente hice la llamada y esperé durante los siguientes días ansiosos por la cita.

En un viejo edificio del “campus inferior”, me senté paralizado por el miedo esperando mi cita y finalmente fui recibido por un hombre agradable y atractivo. Una vez en la sesión, explicó que era un estudiante de posgrado en psicología y que la experiencia de consejería en la clínica era parte de los requisitos en su programa de doctorado. Tanto en esa sesión como en las siguientes, hablamos cómodamente sobre temas generales y poco a poco fui superando algunas de las resistencias que tenía para hablar en detalle sobre mis sentimientos sexuales. Se utilizó hipnosis para facilitar este proceso, y comencé a ganar algo de confianza en que tal vez realmente me ayudarían con lo que siempre temí, nunca experimenté y aprendí a odiarme tan perfectamente.

A medida que avanzaban las sesiones, llegamos a un punto en el que mi consejero indicó que habíamos pasado suficiente tiempo en una fase de análisis y ahora necesitábamos pasar a una fase de tratamiento. Mi propósito allí era cambiar de homosexual a heterosexual. Mi consejero nunca discutió esa premisa como una de las muchas alternativas, ni se me habría ocurrido que había otras alternativas, como aceptarme tal como era. Explicó un nuevo tratamiento llamado terapia de aversión que había mostrado "resultados prometedores" y que implicaba el uso de descargas eléctricas y diapositivas sexualmente explícitas. Ni siquiera consideré brevemente la posibilidad de daño emocional, físico o espiritual a mí mismo en el tratamiento; estaba decidido a cambiar. Sin dudarlo, firmé los formularios que liberaban a la Clínica de Psicología y a BYU de cualquier responsabilidad.

Mi consejero me explicó que sería necesario que obtuviera fotografías de hombres sexualmente eróticas, preferiblemente desnudos; la descarga se aplicaría mientras miraba las diapositivas. Nunca se indicó dónde podría encontrar esas fotografías; tal vez supuso que yo lo sabía. Al no tener coche y nadie con un coche en el que pudiera confiar mi secreto, hice autostop a Salt Lake; era el único lugar en el que pensé que podía encontrar esas fotografías. Caminé por las calles de Salt Lake, hasta que por fin descubrí una librería que parecía lo suficientemente sórdida como para tener pornografía. Entré, aterrorizada de poder ver a alguien que conocía y examiné todos los libros y revistas de la tienda hasta que finalmente me dirigí al estante donde se exhibían las revistas pornográficas. Metí algunos ejemplares de Playgirl entre otras revistas que había seleccionado con la esperanza de que Playgirl pudiera parecer una selección casual de último minuto para una esposa o novia. La compra de esas revistas no fue casual de ninguna manera, y fue la primera vez en mi vida que había visto, y mucho menos comprado, una publicación de este tipo. Me sentí fuera de lugar, solo y asustado.

Mi siguiente tarea fue ver las fotografías y llevar las que encontré más eróticas a una tienda de cámaras local, donde me dijeron que se había hecho un arreglo a través de la Clínica de Psicología para convertir las fotografías en diapositivas. Todo fue aprobado, me dijeron, y solo el dueño de la tienda sabía sobre el arreglo. Por supuesto, también tendría que pagar por las diapositivas. Llevé las fotografías en un sobre simple de manila a esta tienda y, haciendo acopio de valor, fui al mostrador y dije que tenía fotografías para convertirlas en diapositivas para un programa supervisado por un profesor de BYU. Me habían dicho que su nombre era la clave para el completo anonimato. Tan pronto como las palabras salieron de mi boca, pareció que los ojos de todos los empleados dejaban su tarea inmediata y miraban fijamente. Fue humillante y vergonzoso. Sentí como si todos esos extraños conocieran mis asuntos más privados.

Las sesiones reales de terapia de aversión comenzaron después de eso, y con la excepción de un descanso de dos meses, tuve sesiones dos veces por semana durante el año siguiente. Comenzando con la primera llamada a la Clínica de Psicología y continuando con las visitas semanales, el viaje a Salt Lake y la tienda de cámaras, comencé a llevar una doble vida. Mantuve el secreto sobre mi paradero y programé mis sesiones para preceder o seguir otras actividades para que nadie lo supiera. Iba a una habitación en el Smith Family Living Center donde me colocaban un electrodo en el brazo y me pedían que rumiara o fantaseara con la actividad sexual con hombres, una tarea que no era pequeña, ya que nunca había tenido la experiencia y no estaba muy seguro. lo que hicieron dos hombres entre sí. Durante la visualización, me enviaban descargas eléctricas dolorosas y aleatorias a través de mi brazo. Posteriormente se modificó el procedimiento. Cuando se estaba introduciendo una conmoción durante la visualización de una diapositiva masculina, podía detener la descarga presionando un émbolo, lo que haría que la diapositiva de una mujer vestida apareciera en la pantalla. Incluso ahora, otros detalles de la terapia son demasiado embarazosos para escribir sobre ellos. (Se puede encontrar una descripción detallada de esta terapia en MF McBride, “Effect of Visual Stimuli in Electric Shock Therapy”, tesis doctoral, Universidad Brigham Young, 1976.) Este tratamiento fue mejorado con asesoramiento, en el que me animé ser "físico" con las mujeres, y mediante más hipnosis, en la que se sugirió que me sentiría incontrolablemente nauseabundo si pensaba en los hombres de una manera erótica.

No puedo decir que alguna vez sintiera náuseas al pensar en los hombres, pero ciertamente me volví muy hábil para mirar hacia otro lado y pensar en otra cosa a la primera señal de sentimientos sexuales. Asimismo, nunca me volví "físico" con las mujeres. Me gustaban las mujeres con las que salía, pero me sentí aún más ansioso de lo que había estado antes por tomarlas de la mano o besarlas. Además, nunca estuve seguro de cuán "físico" se suponía que debía ser.

El consejero con quien había comenzado mi tratamiento se graduó a la mitad de mi tratamiento, y su reemplazo fue otro estudiante graduado que estaba trabajando en la terapia de aversión como parte de su disertación. Dado que había firmado la liberación al comienzo del tratamiento que liberó a BYU oa cualquier persona involucrada en este experimento de cualquier responsabilidad por los efectos nocivos que pudiera sufrir, las quemaduras en mis brazos y el trauma emocional que experimenté me parecieron el precio. que tuve que pagar el cambio. Las innumerables charlas que había escuchado acerca de tocar la puerta hasta que tus manos estaban ensangrentadas resonaban en mis oídos, y en mi desesperación, comencé a sentir que mi sufrimiento y por ende mi ser mártir era una prueba más de que lo que estaba haciendo estaba bien.

En la primavera de 1975 terminé el tratamiento. El criterio utilizado por mi consejero para determinar si me curé de la homosexualidad no me quedó claro, pero en las últimas sesiones, habló con optimismo sobre mi "progreso" y la mujer, que pronto entraría en mi vida, con quien me casaría. . También creí que eso pasaría.

El verano siguiente permanecí en Provo y trabajé en mi trabajo en la cafetería del Cannon Center. Algunas mujeres con las que trabajé me contaron sobre su amiga que venía de Seattle para asistir a la escuela ese otoño. Sabiendo que necesitaba un compañero de cuarto para compartir los gastos de mi pequeño apartamento, me preguntaron si aceptaba a su amigo como compañero de cuarto. Parecía perfecto.

Una semana antes del comienzo del semestre en el otoño de 1975, crucé el campus para encontrarme con mi nuevo compañero de cuarto en Heritage Halls, donde me esperaba, después de haber conducido a Provo con una amiga. Cuando lo vi por primera vez, mi corazón dio un vuelco. Era guapo, y mientras caminábamos hasta mi apartamento, descubrí que tenía una personalidad atractiva y un ingenio rápido. Hablamos tranquilamente y, después de cenar y de arreglar algunas de sus pertenencias, nos retiramos.

Cosas pequeñas, casi imperceptibles en su conversación habían levantado una vaga sospecha, y en los pocos momentos después de que apagué la luz única, mi nuevo amigo extendió la mano y tocó mi brazo. Ese toque único e inocente fue eléctricamente erótico y aterrador. Los sentimientos que había trabajado tan duro para reprimir salieron a la superficie de manera loca, incontrolable. Lo que siempre había temido y odiado de mí mismo se convirtió en una parte ardiente e inevitable de mi conciencia. Me estaba enamorando.

Mis defensas cuidadosamente construidas se derrumbaron, permanecí despierto toda la noche, y cuando las primeras luces de la mañana comenzaron a llenar la habitación, tomé una decisión desesperada. Cuando mi amigo, a quien llamaré Steve, se despertó, lo confronté con mi sospecha de que era homosexual. No podía permitirme concentrarme en mis propios sentimientos. En defensa propia, por lo que iba a ser la última vez, declaré absolutamente que no era homosexual. Contrariamente a mis expectativas, no sintió la necesidad de negar mi acusación. Hacía mucho tiempo que había aceptado su homosexualidad y todavía estaba decidido a terminar su año en BYU y servir en una misión para la iglesia.

En los días y semanas que siguieron al primer día, comencé a sentir el peso y el terror de mi dilema. No me curé, ni la relación que se estaba desarrollando entre Steve y yo se sentía sórdida y horrible como me habían hecho creer. Enamorarse fue una montaña rusa de emociones que nunca había experimentado. Habiéndolos sentido una vez, supe que no podría ni volvería a ser el mismo. Otro nuevo conjunto de emociones creció: una rabia que comencé a sentir hacia la iglesia. ¿Por qué, después de todo lo que había pasado, seguía siendo homosexual? Nunca hubo ninguna duda en mi mente y en mi corazón de que no solo había hecho lo que me habían dicho que me convertiría en heterosexual, sino mucho, mucho más. ¿Me habían mentido? ¿Me había mentido a mí mismo ?. Mi enojo creció y creció, y aunque Steve trató de ayudarme a aclarar los problemas que a veces inundaban mi mente y mis emociones, también comenzó a sentirse abrumado por mi confusión. El aspecto más problemático de mi dilema era que lo que siempre me habían dicho en la iglesia sobre mi sexualidad y lo que ahora estaba aprendiendo de mi propia experiencia era muy, muy diferente.

Fue entonces cuando conocí por teléfono al amigo de Steve, Howard. Howard había sido un modelo a seguir para Steve y fue la persona que lo ayudó a resolver la crisis que estaba teniendo ahora. Howard, un mormón excomulgado, pasó muchas horas hablando por teléfono durante los siguientes meses ayudándome a resolver los complejos problemas de la homosexualidad y la iglesia. Muchas noches daba largos paseos por la nieve y pensaba y lloraba.

En la primavera de 1976, Steve se fue a una misión en Europa y yo me mudé al norte de California, a la casa de Howard. Despertar esa mañana de mayo en la casa de Howard a orillas del río Russian entre las secuoyas fue como haber sido transportado a otro mundo. Fue en ese ambiente de apoyo y amor con Howard y los muchos amigos que me visitaron que comencé a estabilizarme. Llegó gente interesante de todo tipo, Howard conocía a todo el mundo. Las personas heterosexuales que estaban casadas y tenían hijos, las personas heterosexuales solteras, las personas homosexuales en parejas y las personas solteras entraban y salían ese verano y otoño. Comencé a comprender que mi homosexualidad no tiene por qué ser el único problema en mi vida. Los amigos de Howard aceptaron su homosexualidad y la mía, y parecían más interesados en lo que pensaba y en la clase de ser humano que era. Lo que también me quedó claro fue que aceptar mi homosexualidad no me impedía tener una vida llena de trabajo útil y amistades ricas y amorosas. Lentamente pude ver que era homofóbico y estaba lleno de odio hacia mí mismo y que la clave de mi felicidad estaba en aceptarme.

Howard me devolvió la vida. Enseñó por precepto y por ejemplo muchas cosas que me han ayudado a desarrollar mi propio marco personal de moralidad sexual. Estas cosas se han vuelto más claras y valiosas para mí con el paso del tiempo y con la experiencia. A diferencia de mi relación con Steve, que era romántica y tenía una expresión sexual, mi relación con Howard era más como una relación con un padre. Comencé a ver que en cualquier relación, el amor era el elemento más importante.

Ante la insistencia de Howard, regresé a BYU en enero de 1977 para terminar mi carrera y enfrentar los problemas que había surgido el año anterior. En junio siguiente, mientras estaba de pie a orillas del hermoso río y mientras jugaba con sus amados perros, Howard colapsó y murió de un ataque cardíaco masivo. De vuelta en Provo, me quedé devastado por la noticia, y varios días después de asistir al funeral en Springville, de donde era Howard, hice un largo viaje a través del desierto hasta California y de regreso a la casa de Howard en Guerneville.

En los días que pasé allí y en los meses siguientes en Provo, estaba deprimido y no podía imaginar un mundo sin Howard en él. Era mi mejor amigo y el mejor hombre que conocí. El tiempo ha aliviado el dolor de perderlo, pero nunca he dejado de extrañarlo ni de estar agradecido de que haya tocado mi vida de manera tan significativa.

Con Howard fuera y Steve todavía en Europa un año más, me sentía solo, pero sentí el consuelo de mis amigos y encontré una satisfacción renovada en mi trabajo escolar. Howard había insistido en que volviera para terminar la carrera y me puse a realizar esa tarea con dedicación y energía.

Steve completó su misión en 1978. Cuando regresó a Provo, nuestra relación siguió el camino de tantos amores adolescentes y terminó. Extrañaba terriblemente a Howard y no podía soportar la atmósfera opresiva que se había convertido en la norma para las personas homosexuales en BYU durante la década de 1970. Al final de ese semestre de otoño, se mudó a Salt Lake City con un nuevo círculo de amigos que había hecho en un grupo recién formado llamado Affirmation / Gay and Lesbian Mormons.

Había asistido a Afirmación varias veces con Steve, pero la presencia de Steve allí y mi propia incertidumbre sobre Afirmación hicieron imposible la asociación con el grupo después de que Steve se mudó a Salt Lake. Con Howard y ahora Steve desaparecidos, mi aislamiento se sentía completo. Tenía muchos amigos, pero ni uno solo que supiera de mi homosexualidad. La depresión y la soledad más oscuras que jamás había experimentado se establecieron.

Esa Navidad visité a un amigo en el área de la Bahía de San Francisco. El último día de mi visita, se dirigió a San Francisco para trabajar y yo decidí pasar el día buscando trabajo. La mayor parte de ese día caminé por las calles, a veces llorando y, a veces, simplemente tratando de orar en mi corazón para poder entender qué hacer. Mi vida en Provo se había vuelto insoportable y no podía afrontar el regreso. Quizás pueda encontrar un trabajo y venir aquí, pensé, y de hecho hice algunas entrevistas. Al final de ese día de invierno, hice mi última parada en el Ayuntamiento de San Francisco. Por un momento olvidé mis problemas mientras contemplaba el esplendor rococó de ese edificio y luego me dirigí a la oficina de personal del sótano. Cuando llegué al final de las escaleras, me invadió una sensación de calidez y bienestar, y supe lo que tenía que hacer. Era inconfundible la impresión de que iba a regresar a Provo y aceptar el trabajo que había solicitado anteriormente en Language Training Mission, ahora llamado Missionary Training Center (MTC). Sabía que mis amigos de Provo se preocupaban por mí, los misioneros me necesitaban y yo los necesitaba. Esa impresión resultó ser cierta. Mis amigos no entendieron porque no podía decírselo, pero de todos modos amaban. También durante catorce meses enseñando japonés en el CCM, pude compartir mi experiencia misionera y mi pericia en el idioma con los misioneros. Poder darme a mí mismo fue la medicina más importante que pude tomar. Me ayudó en ese momento difícil.

En el otoño de 1979, cuando me quedaba un año más de escuela, enfrenté mi crisis final en BYU. Un ex compañero de cuarto descubrió mi relación con Steve y me entregó, porque en sus palabras yo representaba un “peligro” para los misioneros a los que estaba enseñando. Ese domingo por la mañana, cuando me enfrenté a mi obispo, me puse casi histérico. Sabía demasiado bien sobre las listas de presuntos homosexuales mantenidas por la seguridad de BYU, sobre los señuelos y las posibles trampas. Estaba aterrado.

Cuando le relaté toda mi historia, mi obispo se quedó estupefacto. No podía creer lo que estaba escuchando, ni podía creer que la persona que se sentaba frente a él fuera homosexual. No encajo con ninguno de sus estereotipos o ideas preconcebidas. Su reacción fue amorosa y me aseguró que mi situación era solo entre él, el presidente de estaca y yo.

En los días que siguieron, él y el presidente de estaca determinaron que, dado que había pasado tanto tiempo desde mi relación sexual con Steve y que no encajaba en la categoría de "homosexual rebelde" según lo definido por el Manual del obispo, podía permanecer en BYU y no se tomarán medidas contra mi membresía en la iglesia. Al principio, tanto el obispo como el presidente de estaca estaban decididos a enviarme con un consejero. Dada mi experiencia previa, estaba asustado. Sin embargo, durante las siguientes semanas, el obispo pareció abandonar esa idea y parecía estar cada vez más confundido y preocupado. En una de nuestras muchas entrevistas, confesó que no sabía cómo ayudarme y que ahora tenía varios casos más de homosexualidad en su barrio que tratar. Además, el presidente de estaca se había opuesto firmemente a su deseo de acudir directamente a las Autoridades Generales para obtener más comprensión.

En ese momento, di el primer paso real para asumir la responsabilidad de mi propia vida. Sentí como si todos estuvieran tomando decisiones sobre mi vida menos yo. Hice una cita con el presidente de estaca, a quien aún no había conocido. Nuestra reunión comenzó cordialmente, pero él pareció sorprendido de que yo supiera leer bien y estar familiarizado con el tema de la teoría psicológica en relación con la homosexualidad. De hecho, pareció sorprendido de que yo también pudiera ser un testigo creíble de mi propia experiencia. Mi frustración comenzó a crecer al igual que mi enojo cuando confesó que, como profesional, tenía un doctorado. en psicología educativa, sabía que la homosexualidad no era un estado curable o cambiante. Pero en su posición como líder de la iglesia, se sintió obligado a apoyar la posición oficial de la iglesia. Además, dijo, los hermanos no querían decir realmente que uno pudiera curarse, solo que un homosexual no debería actuar de acuerdo con sus sentimientos.

Estaba indignado. Finalmente me quedó claro que la posición de la iglesia sobre esto no estaba bien definida. Lo que me habían dicho anteriormente y lo que me decían ahora eran bastante diferentes. Finalmente, supe que tenía que obtener mis propias respuestas.

Durante las semanas anteriores, había acordado con mi obispo cumplir con todas las normas de la iglesia y de BYU durante el tiempo que me quedaba allí. Ahora le informé al presidente de estaca que tenía mis propios requisitos. El año anterior, alguien en Afirmación que había escuchado sobre mi experiencia con la terapia de aversión había dado mi nombre a la estación de televisión pública en Salt Lake City porque estaba interesado en producir un programa sobre homosexualidad en BYU. Aunque me había negado a ser entrevistado, ahora le dije al presidente de estaca que si sospechaba de algún acoso por parte de la seguridad, haría pública mi historia en la televisión pública, en los periódicos o en cualquiera que me escuchara.

El color desapareció de su rostro. Balbuceó que yo no podía hacer eso. Preguntó: "¿Qué pasa con BYU?" Finalmente entendí que la imagen pública de BYU era más importante para este hombre que yo.

Le pregunté: "¿Qué hay de mí?" Eso fue todo, al final, estaba acabado. Completaría mi carrera y dejaría BYU y Provo. Quizás incluso dejaría la iglesia. Mi última entrevista con mi obispo es algo que nunca podré olvidar. Con lágrimas en los ojos, me dijo que lamentaba haberme fallado y que la iglesia me había fallado. Mi respuesta para él fue y sigue siendo que nadie podría haberme tratado con mayor preocupación y amor cristianos que él. Se disculpó porque el presidente de estaca había bloqueado su deseo de obtener una mayor comprensión directamente de los hermanos. Le respondí que, si bien sentía que el curso de acción del presidente de estaca era más un ejemplo de conveniencia administrativa que de amor cristiano, realmente no lo culpaba. En su posición, podría haber hecho lo mismo.

Y así terminé mi período, me gradué y me fui. Tenía claro que tenía que encontrar mi propia vida y que no podía encontrarla donde estaba. Me mudé en septiembre de 1980 al área de la Bahía de San Francisco. En 1983 me reconecté con Afirmación, y aunque asistí a la iglesia al principio, finalmente me volví inactivo. Quizás haya una mayor seguridad espiritual dentro de la congregación de los santos, pero mi decisión de irme refleja mi deseo de vivir mi vida libre de mentiras, negación y odio hacia mí mismo y mi deseo de aceptar la responsabilidad de mi propia vida. En última instancia, no puedo ni iré a donde me hagan sentir indigno o no deseado.

He encontrado con mis amigos en Afirmación y con muchos otros amigos y familiares un profundo sentido de comunidad, y al aceptarme a mí mismo un mayor sentido de pertenencia a la familia humana que incluye a todas las personas: blancos y negros, hombres y mujeres, viejos y jóvenes. , los justos y los no tan justos, los que creen, los que no lo hacen, los que son homosexuales, los que son heterosexuales, los que encajan en la iglesia y en la sociedad y los que son simplemente diferentes.

En junio, marché con mi familia de Afirmación en el Desfile del Día de la Libertad Gay de San Francisco. Me sentí orgulloso de estar allí con aquellos que han sido mis amigos y familiares en nuestro grupo de Afirmación y de estar allí con esa vasta y variada multitud de humanidad, para ver la aceptación que tenemos entre la comunidad de gays y lesbianas y entre los más grandes. comunidad del área de la Bahía de San Francisco y sentirme orgulloso de mi identidad como persona homosexual y de mi herencia como mormón.

Es en mi herencia en la iglesia donde busco mi mayor fuente de fortaleza. Es en el ejemplo de José Smith, quien cuando era un niño le pidió directamente a Dios que lo guiara, que busco inspiración. También es en los Santos de los Últimos Días, con quienes a veces siento una enorme frustración, que busco un mejor ejemplo del que veo ahora. Sé que en los santos hay una enorme reserva de honestidad, amor cristiano y compasión, comprensión, inteligencia y buena voluntad.

Finalmente, encuentro consuelo y comprensión en las Escrituras, especialmente en el Libro de Mormón. Una referencia en particular me habla más claramente del poder del Libro de Mormón como testigo de Jesucristo porque define de la manera más hermosa y clara el mensaje central del evangelio: “Y la caridad es sufrida, y es benigna, y no tiene envidia ni es Envanecida, no busca lo suyo, no se irrita fácilmente, no piensa el mal, y no se alegra de la iniquidad, sino que se goza en la verdad, todo lo sufre, todo cree, todo lo espera, todo lo soporta. Por tanto, amados hermanos míos, si no tenéis caridad, no sois nada, porque la caridad nunca deja de ser. Por tanto, apóyate en la caridad, que es la mayor de todas, porque todo debe fallar. Pero la caridad es el amor puro de Cristo y permanece para siempre; y al que la posea en el último día, le irá bien ”(Moroni 8: 45-47).

Publicado en:

¡Reciba el boletín electrónico de Afirmación con contenido como este en su bandeja de entrada!

Deja un comentario