“Que la obra del Señor prospere:” La increíble historia de Joseph Fielding Smith, patriarca presidente de la Iglesia

Compilado por Hugo Salinas
Setiembre de 2005 

Patriarca Joseph F. Smith

Patriarca Joseph F. Smith



Gracias a las investigaciones realizadas por autores tales como Connell O’Donovan, D. Michael Quinn, Irene Bates, E. Gary Smith, y Gary James Bergera, hoy conocemos en detalle la increíble historia del Patriarca Joseph Fielding Smith. Para realizar esta compilación consulté diversas fuentes, pero sobre todo dos artículos preparados por el escritor Connell O’Donovan, “Chronology of Events on Patriarch Joseph Fielding Smith’s Homosexuality” y “‘The Abominable and Detestable Crime Against Nature’: An Expanded History of Homosexuality & Mormonism, 1840-1980“. Le agradecemos profundamente a Connell por sus años de dedicación en investigar esta parte tan importante de nuestra historia.

Smith fungió como patriarca presidente de la Iglesia Mormona entre 1942 y 1946. El 6 de octubre de 1946 el Patriarca Smith fue relevado por lo que los líderes de la Iglesia calificaron de “enfermedad”, y enviado al exilio en Hawai. Pero la verdad es que la única enfermedad padecida por el Patriarca Smith era el resultado del sufrimiento por haber escondido por años su identidad homosexual. 

El Patriarca Smith nació el 30 de junio de 1899 en Lago Salado; era el hijo mayor de Hyrum Mack Smith e Ida E. Bowman, nieto del Presidente Joseph F. Smith, y por lo tanto sobrino del Presidente Joseph Fielding Smith. 

Entre 1924 y 1925 Smith había viajado a Illinois e Inglaterra para completar un máster en teatro y oratoria. Tras su regreso, Smith, que era soltero y de 27 años de edad, fue nombrado instructor de teatro y oratoria en la Universidad de Utah. Según Cynthia Blood, que tomó clases con Smith, en la universidad “todos sabían que Maud May Babcock y Joseph F. Smith eran gays” y ambos profesores solían coquetear con los alumnos. Hacia 1926 Smith comenzó una relación íntima con Norval Service, un joven seis años menor que él que era atleta y estudiaba en la universidad. 

Aparentemente la relación con Norval Service continuó hasta 1929, el año en que Smith contrajo matrimonio con Ruth Pingree. Service se casó un año más tarde, pero nunca tuvo hijos. 

En 1942, tras una década sin patriarca presidente de la Iglesia, el Presidente Heber J. Grant ordenó a Joseph Fielding Smith a este cargo. Algunos mormones se sorprendieron al oír el anuncio, porque sabían que Smith era gay y tenía relaciones con otros hombres. De hecho, en esta época Smith tenía o había tenido relaciones íntimas con otro hombre: Byram D. Browning, que había sido alumno de la Universidad entre 1942 y 1943 y luego había servido en la Armada de los Estados Unidos entre 1943 y 1946. 

En 1946, los líderes de la Iglesia invitaron a Byram a que enviara los papeles para salir de misionero. Pero Lorenzo D. Browning, había descubierto que su hijo había mantenido una relación íntima con nada menos que el patriarca presidente de la Iglesia, de 46 años de edad. El padre pidió una audiencia con la Primera Presidencia, entonces compuesta por George Albert Smith, J. Reuben Clark y David O. McKay. 

El 10 de julio de 1946 el Presidente George Albert Smith escribió que se sintió “desconsolado” (“heartsick”) al enterarse de la actividad homosexual del Patriarca Presidente, que era su primo lejano. El Presidente Smith escribió que la situación le había producido “una gran conmoción a mí y a mis hermanos”. 

A pesar de la gravedad de la acusación contra el Patriarca Smith, la Primera Presidencia decidió no excomulgarlo. Lo relevaron de la manera más discreta posible, alegando problemas de salud, y lo enviaron al exilio a Honolulu, en Hawai, con toda su familia, para enseñar teatro en la Universidad que la Iglesia había establecido allí. Le indicaron al presidente de estaca de Honolulu que no le permitieran dar discursos ni le extendieran ningún llamamiento.

Esta es la carta que el Patriarca Smith le envió a George Albert Smith:

Querido Presidente Smith:

Como bien sabe, hace muchos meses que estoy enfermo. Aunque estoy lentamente recobrando la fuerza, y espero poder trabajar un poco en el futuro, no sé si voy a poder recuperar, ni cuándo, las energías inherentes al oficio de Patriarca de la Iglesia.

Como usted sabe, los deberes del Patriarca traen aparejada una carga de trabajo muy pesada. Debido a que un solo hombre ocupa ese oficio, si tal persona se halla considerablemente incapacitada, la tarea queda sin realizarse.

Yo bien sé que uno no renuncia ni pide el relevo de tal llamamiento por razones de pura conveniencia personal, del mismo modo que uno no pide recibir ese llamamiento. Mi más ferviente deseo es que la obra del Señor prospere.

En vista de todo esto, le escribo para decirle que, si usted desea que continúe, haré todo lo que pueda. Pero si usted sintiera que la Iglesia se beneficiaría si me relevaran en esta ocasión, quiero que usted se sienta en libertad de relevarme. Le estoy escribiendo esta carta para que usted sepa que tiene mi completo apoyo sea cual fuere su decisión.

Estoy agradecido por la bondad del Señor hacia mí y hacia lo míos.

Continúo orando por que el Señor derrame sus más ricas bendiciones sobre usted.

Su hermano,

Joseph F. Smith

Entre 1952 y 1954 John Reese, que vivía en Honolulu en la misma estaca que Joseph y Ruth Smith, se hizo amigo de la familia, especialmente de la esposa Ruth. Ruth le reveló a John la verdadera razón del exilio en que la familia vivía en Hawai: Joseph Fielding Smith era homosexual y había tenido relaciones con varios hombres, incluyendo un hombre cuyo nombre de pila era Wallace, colega de Smith en la Universidad de Utah. 

En 1957, tras haber “realizado una confesión completa ante su esposa y ante la Primera Presidencia”, el Presidente David O. McKay autorizó a los líderes eclesiásticos de Honolulu a que le extendieran llamamientos al ex-Patriarca Smith. Debido a que nunca había sido excomulgado y ni siquiera suspendido, no se necesitó realizar ninguna otra acción eclesiástica para rehabilitar a Smith. Al poco tiempo, Smith empieza a fungir como sumo consejero de su estaca.

El 13 de abril de 1958 Ruth Pingree Smith le envió una carta al Presidente David O. McKay agradeciéndole que el marido ahora puede servir en la Iglesia. Ruth escribió, “Yo sé mejor que nadie la tremenda prueba que nuestra familia ha constituido para usted y para las autoridades [de la Iglesia].”

Vuelto de su exilio en Hawai, Smith murió el 29 de agosto de 1964 en Lago Salado. Lo enterraron en el cementerio de Lago Salado, donde también está la tumba de Norval Service, uno de sus amantes.

Después de vivir por años en California del Sur y en San Francisco, Byram D. Browning también terminó en Hawai, donde está internado en una clínica geriátrica para pacientes con Alzheimer.


Bibliografía:

Bates, Irene, & E. Gary Smith. Lost Legacy: The Mormon Office of Presiding Patriarch (Urbana : University of Illinois Press, 1996). 

Bergera, Gary James, “Grey Matters”, 7th East Press, 27 de noviembre de 1982, p. 15.

Bergera, Gary James, “Love, Sex, and Transgression: Approaching the Unapproachable in Mormon Biography,” Salt Lake City, Sunstone Symposium, 30 de julio de 2005, Sesión #351.

O’Donovan, Connell, “Chronology of Events on Patriarch Joseph Fielding Smith’s Homosexuality“.

O’Donovan, Connell, “‘The Abominable and Detestable Crime Against Nature’: An Expanded History of Homosexuality & Mormonism, 1840-1980“.

Quinn, D. Michael, Same-Sex Dynamics among Nineteenth Century Americans: A Mormon Example(Univ. of Illinois, 1996), pp. 369-371.

Quinn, D. Michael, The Mormon Hierarchy: Extension of Power (Signature Books, 1997), pp. 127-128.

Posted In:

Receive the Affirmation e-newsletter with content like this in your inbox!

  • This field is for validation purposes and should be left unchanged.

Leave a Comment